Grimorio

Un grimorio se trata de un libro dedicado a la magia y la hechicería. Los grimorios datan desde la Edad Media cuando reunían en estos libros los conocimientos sobre todo tipo de temas. Así, en los grimorios podrían detallarse distintos tipos de rituales, maldiciones y hasta pactos de índole satánica.

Debido a que el conocimiento científico no había avanzado demasiado en la Edad Media, la gente se guiaba por creencias esotéricas y mágicas. Sin embargo, muchas de estas creencias y conocimientos entraban en disputa con la religión y se calificaban de paganas y/o satánicas. Por ello, los grimorios eran los manuales dedicados a todos esos temas de tipo esotérico y mágico.

En este sentido, los grimorios solían incluir desde interpretaciones astrológicas hasta usos de talismanes. También se incluían conocimientos de herbología, con las propiedades y usos de las plantas, formas de sanación e incluso cómo preparar aquelarres. Por lo que podemos decir que los grimorios son manuales que recopilan todo tipo de conocimiento mágico.

El grimorio es un libro que recopila conocimientos esotéricos y de hechicería.

La palabra grimorio deriva del término grammaire del latín que significa gramática. En la Edad Media se empleaba este término para referirse a cualquier manual que transmite conocimientos básicos. Los grimorios antiguos recopilaban conocimientos originarios de diferentes culturas (cristiana, egipcia, griega, judía).

A finales de la Edad Media y hasta el siglo XVIII, los grimorios fueron muy populares en Francia e Italia. Se los conocía generalmente como libros negros y la mayoría eran anónimos ya que sus autores podían ser perseguidos por la Inquisión. Aunque los grimorios estaban prohibidos por el Vaticano, muchos de ellos se apegaban a la tradición cristiana.

Resultaba muy frecuente que en los grimorios se mencionara seguido los cuatro elementos. Esto daba pie a creer que sus conocimientos eran una fusión entre ciencia y magia. Sin embargo, los elementos que se mencionan en los rituales de los grimorios suelen tener un carácter entre espiritual y sobrenatural.

La importancia de los cuatro elementos en los grimorios

Aunque los grimorios abordaran todo tipo de temas, la gran mayoría señalaba la importancia de los elementos. Estos eran importantes sobre todo a la hora de llevar a cabo algún ritual y los elementos debían estar presentes. Así, agua, viento o aire, tierra y fuego se representaban con objetos simbólicos de cada uno de estos elementos.

De igual manera, cada elemento contaba con un significado o interpretación propia que impactaba en los rituales a realizar. El agua era considerada tanto un agente revitalizador como una fuerza destructiva. En el caso del viento, también se lo concebía de forma dual como algo da vida o algo destructivo.

Por su parte, la tierra se considera la fuente que provee al hombre de alimento y el lugar que cobija a los muertos. Mientras que el fuego era visto como la luz que derrota a la oscuridad, así como el elemento más destructivo de todos. Todo esto nos da una idea sobre la interpretación científica que se le daba a los elementos y también el carácter sobrenatural que se les atribuye.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *