De Significados
Conocimiento

Inferir

Se conoce por inferir a la acción de concluir algo en base a una serie de hechos o datos. El verbo inferir también puede referirse a ocasionar una ofensa, agravio o daño grave. Este verbo se utiliza más comúnmente con el primer significado, para decir que se ha concluido algo basándose en datos o evidencias.

¿Qué quiere decir inferir?

La palabra inferir proviene del término inferre del latín cuyo significado hace referencia a algo que se lleva dentro. Esto se interpreta como el pensamiento interno, la deducción que se realiza en base a lo que sabemos. Implica un proceso racional que analiza los hechos conocidos para obtener una conclusión basada en esos hechos.

Inferir como proceso lógico

La acción de inferir una conclusión se relaciona con un proceso de pensamiento lógico. Esto quiere decir que para inferir algo tenemos que considerar todos los hechos objetivamente. Una vez considerados los hechos y opciones posibles podemos arribar a una conclusión producto de los datos analizados.

inferir
Inferir es la acción de llegar a una conclusión basándose en hechos concretos y objetivos.

Inferir como acción

En cuanto al segundo significado de este verbo, se utiliza para decir que causamos algo. En este sentido, el verbo inferir se refiere a generar una reacción en algo o alguien. También puede señalar la acción de aplicar algo a alguien o algo. De esta manera se infiere algo física o figurativamente, sin embargo se usa para señalar una reacción negativa o dañina.

Tal como hemos señalado, el segundo significado de este verbo se relaciona con causar algo. Decimos que inferimos algo en alguien, por ejemplo: “Los captores le infirieron daño al prisionero para que confesara lo que había hecho”. Este uso del verbo señala a la persona que hace algo buscando una reacción como el sujeto de la acción.

Inferir en el pensamiento deductivo

Volviendo al primer significado, se considera que la acción de inferir se trata de un proceso de pensamiento deductivo lógico. Consiste en un proceso mental que busca solucionar un problema siguiendo pistas o hechos objetivos. Entonces, al analizar esas pistas o hechos podemos arribar a una conclusión lógica que responda el problema.

Al formar parte del pensamiento deductivo, la acción de inferir se sustenta en pruebas y señales confiables. Esto quiere decir que considera las opciones objetivas, los hechos reales y no suposiciones subjetivas. Por eso se trata de una forma de razonar lógicamente para obtener conclusiones basadas en datos existentes.

Si bien una inferencia se basa en datos reales y objetivos, la conclusión a la que se llega no necesariamente es correcta y verdadera. Esto se debe a que la inferencia es un razonamiento deductivo que realiza una persona. A pesar de tener en cuenta hechos confiables y objetivos, su conclusión puede ser errónea.

La acción de inferir es un proceso racional.

Como hemos señalado, inferir es un proceso racional, es sacar una conclusión en base a lo que vemos, escuchamos o sabemos. Podemos inferir una conclusión sobre cómo es una persona observando la forma en que se comporta. En estos casos se puede inferir un juicio en base a lo que la persona demuestra y lo que trata de disimular.

¿Qué se puede inferir?

Ya hemos mencionado que la acción de inferir es un proceso lógico y racional para sacar conclusiones en base a ciertos datos. Pero la inferencia no solo se sustenta con lo observable, también se combina con nuestros conocimientos y saberes. Por lo que una inferencia se realiza a partir de lo explícito e implícito, pero sobre todo aprender a interpretar las pistas y señales.

Teniendo todo esto en cuenta, podemos señalar que se puede inferir algo en base a ciertos factores. En primer lugar debemos ser capaces de relacionar lo que percibimos con lo que ya conocemos o aprendimos anteriormente. Luego debemos ser capaces de explicar e interpretar posibles ambigüedades y/o dobles sentidos. Esto nos permitirá descubrir cualquier tipo de mensaje oculto e incluso entender las ironías.

La acción de inferir se puede emplear en la lectura o el análisis de alguna cosa. Por ejemplo, cuando leemos un texto podemos inferir aquello que no se encuentra explícito en el mismo. En este sentido, podemos deducir algo a partir de la información que nos dan y el conocimiento que ya tenemos.

Entonces, la inferencia nos permite comprender lo que leemos en un texto e incluso lo que no se encuentra escrito literalmente. En cierta forma, la inferencia consiste en armar conjeturas e hipótesis sobre lo que pasa, lo que pasó o puede pasar. Pero también nos permite contextualizar y entender todo lo relacionado con lo que estamos leyendo.

Este proceso resulta de utilidad para la comprensión lectora.

La inferencia y la comprensión lectora

En la comprensión lectora, las inferencias nos permiten formular conjeturas, hipótesis o predicciones acerca de un texto. Pero también sirven para ayudarnos a identificar posibles causas y efectos de algún fenómeno o hecho. Además, la inferencia nos ayuda a responder preguntas o dudas a partir de relacionar el texto con nuestros conocimientos o experiencias.

Para realizar inferencias en la comprensión lectora primero debemos leer el texto en sí. A continuación debemos observar e identificar posibles claves de significado a lo largo del mismo. Luego debemos reflexionar acerca de lo que conocemos sobre el mismo tema y relacionarlo con las claves del texto.

Estos simples pasos nos permitirán arribar a una posible conclusión sobre lo que leímos. En este sentido, la comprensión lectora y la inferencia se complementan para ayudarnos a asimilar lo que leemos. Con estos procesos podemos determinar las ideas principales, el mensaje, los hechos e incluso podemos anticipar lo que va a pasar.

Trabajar las inferencias en el aula

Tal como hemos visto, las inferencias resultan de gran utilidad para comprender un texto. Pero la inferencia es también una buena estrategia a implementar en clase a la hora de motivar el pensamiento lógico y la participación de los estudiantes. En este sentido, la inferencia sirve para que den con respuestas a algún problema combinando su conocimiento con una serie de pistas.

Enseñar a inferir sirve para motivar el pensamiento lógico y la participación en clase.

Recordemos que la acción de inferir consiste en una operación cognitiva donde se realizan deducciones o se sacan conclusiones. De esta manera, una inferencia es una especie de suposición que se basa en cierta evidencia que la sustenta. A la vez, la inferencia se puede considerar una habilidad fundacional que nos ayuda a desarrollar otras capacidades mentales.

Decimos que se trata de una habilidad fundacional porque conjuga una serie de habilidades de pensamiento complejas. Sin embargo, es posible enseñar a los niños cómo realizar inferencia implementando una serie de estrategias e instrucciones. Por ello existen modelos de enseñanza en esta materia que van desde lo simple a lo complejo.

Enseñar a inferir

Un modelo sencillo para usar inferencias en el aula supone los siguientes pasos:

  • Encontrar pistas para responder ciertas preguntas; incorporar y relacionar esas pistas con conocimientos o experiencias previas.
  • Una vez relacionados ambos datos podemos dar con una serie de respuestas, puede haber más de una correcta.
  • Sin embargo, la inferencia debe ser respaldada o argumentada en base a las pistas y conocimientos relacionados.

Luego de este ejercicio, el docente puede realizar una serie de preguntas para confirmar las inferencias realizadas. Aquí se debe hacer foco en la información relacionada y el por qué de esa relación, cómo se llegó a una conclusión y si consideran que acertaron. Es importante enseñarle a los niños a leer las pistas y señales importantes que pueden revelar información implícita.

Por último, y no menos importante, enseñarles a los niños a inferir puede ser algo divertido y didáctico. Está en la creatividad del docente cómo decide enseñar esta habilidad, ya sea con un juego práctico o lógico, ya sea armando un rompecabezas o resolviendo un misterio. También sirve usar imágenes llamativas, dibujos animados, animales o personajes que despierten el interés de los niños.

Características e importancia de la inferencia

La importancia de la inferencia tiene que ver con producir un conocimiento nuevo y facilitar la comprensión. En este sentido, la inferencia posibilita realizar un razonamiento sin recurrir a la lógica y que tenga validez. La validez de la inferencia radica en los principios semánticos ya que se sustenta en la relación de sus contenidos.

También podemos hablar de inferencia desde la lógica cuando sacamos conclusiones o deducciones de una serie de argumentos estructurados. A pesar del proceso, lógico o semántico, las inferencias no siempre arriban a conclusiones o respuestas verdaderas. Es decir, algunas inferencias pueden ser incorrectas ya que por lo general se trata de una hipótesis.

El proceso de inferir consiste en analizar la información, relacionarla con nuestros conocimientos y luego sacar conclusiones.

Proceso de inferencia

En primer lugar debemos analizar profundamente la información hasta eliminar todas las dudas. Luego procedemos a razonar y relacionar esa información con otros hechos siguiendo algún tipo de estructura lógica. Por último, ya somos capaces de establecer algunas conclusiones en base a lo visto y relacionado.

Las inferencias lógicas tienen por función el obtener conclusiones o resultados deducidos en base a información disponible. Estas conclusiones se caracterizan por ser propias de un individuo y se basan en un hecho o situación que no es del todo claro.

Tipos de inferencia

En base a lo que venimos desarrollando podemos decir que existen dos tipos principales de inferencias. Por un lado se encuentra la inferencia inmediata, es decir, aquellas conclusiones basadas en una única proposición. Mientras que por otro lado tenemos las inferencias mediatas que se basan en dos o más proposiciones.

A su vez, las inferencias mediatas pueden clasificarse en los siguientes subtipos:

  • Inferencia inductiva: Las conclusiones aquí se basan en argumentos e información disponible. Pero los resultados que se obtienen son más bien una probabilidad y no necesariamente se toman como verdades absolutas.
  • Inferencia deductiva: Se trata de conclusiones que se basan en premisas comprobables y verdaderas. En este sentido, los resultados de estas inferencias son certeros y sus conclusiones son seguras. Este tipo de inferencia es el que se emplea en disciplinas como la lógica y las matemáticas.
  • Inferencia abductiva: Con este tipo de inferencia se obtienen conclusiones a modo de hipótesis. El objetivo de estas inferencias apunta a comprobar o explicar las premisas que se presentan.
Las inferencias se clasifican en dos tipos principales, las inmediatas y las mediatas.

Diferencia entre inferir y predecir

En base a lo que hemos desarrollado, podemos concluir que la acción de inferir consiste en sacar una conclusión en base a información disponible. Por otra parte, la acción de predecir tiene que ver con hacer una conjetura sobre algo que puede ocurrir a futuro. Así, podemos señalar que las inferencias se basan en datos específicos, mientras que las predicciones son suposiciones sobre el futuro.

Si analizamos detalladamente cada proceso podemos distinguir que la inferencia saca conclusiones y la predicción hace conjeturas. Además, las inferencias se basan en datos o hechos presentes y pasados, mientras que las predicciones se basan en el futuro. La inferencia puede ser un proceso deductivo o inductivo; la predicción puede basarse en datos o evaluaciones subjetivas.

La función de ambos procesos es distinta también ya que la inferencia busca entender el mundo basándose en lo que ya se conoce. Por su parte, las predicciones buscan anticiparse en cierta forma a un evento futuro.

Sus usos también son diferentes, las inferencias se emplean en la ciencia, la estadística, la filosofía, la matemática y la psicología, por ejemplo. En cada una de estas disciplinas, las inferencias se emplean para comprender fenómenos específicos de cada área. Por ejemplo, la psicología emplea las inferencias para comprender el comportamiento humano y sus motivaciones. Las predicciones pueden usarse en la ciencia, los negocios, la política y la tecnología para anticipar posibles escenarios o consecuencias.

Sinónimos de inferir

concluir, deducir, suponer, provocar

Antónimos de inferir

adivinar, dudar

Preguntas frecuentes

¿Qué significa inferir?

Inferir es el proceso de sacar una conclusión basándose en una serie de datos o hechos. Pero este verbo también hace referencia a causarle un agravio, daño u ofensa a alguien.

¿Para qué sirve la inferencia?

Podemos emplear la inferencia en la comprensión lectora para sacar hipótesis sobre un texto. Aunque también nos sirve para identificar las causas y efectos de un hecho o fenómeno, o bien resolver dudas sobre algo al relacionar la información disponible con conocimientos o experiencias previas. En definitiva, la inferencia sirve para producir conocimientos nuevos y facilitar nuestra comprensión.

¿Cómo es el proceso de inferir?

Para poder inferir algo debemos contemplar y analizar la información disponible, luego la relacionamos con conocimientos o saberes previos que tenemos sobre el tema para finalmente sacar alguna conclusión a partir de lo que hemos relacionado.

Formato para citar

"Inferir". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/inferir/ Consultado: 17 de julio de 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *