Saltar al contenido

Oráculo

La palabra oráculo se usaba para referirse al mensaje que transmitían pitonisas y sacerdotes en nombre de los dioses. Estos mensajes eran una especie de respuesta ante consultas o peticiones que les hacían los fieles. También se le decía oráculo al lugar sagrado donde los fieles iban a buscar consejo de los dioses.

Los oráculos eran bastante requeridos en la Antigua Grecia, cumplían el rol de guías y consejeros sagrados. Así como el oráculo designaba al lugar y los consejos de estas pitonisas o sacerdotes, también se los llamaba oráculos a ellos. Estos oráculos no eran humanos cualquiera ya que sus consejos podrían ser proféticos.

Se creía que los oráculos tenían un vínculo particular con los dioses del Olimpo y eran una especie de mediadores. Por ello, los consejos que transmitían los oráculos a los seres humanos provenían de los mismos dioses. En la actualidad la palabra oráculo se emplea en casos de adivinación como el horóscopo o el tarot.

Un oráculo era el lugar al que iban los antiguos griegos a buscar consejos de los dioses.

Entre los oráculos de la Antigua Grecia, el más importante fue el de Delfos que recibía numerosas visitas. Este oráculo recibía a los fieles únicamente el séptimo día del mes porque este número se relacionaba con el dios Apolo, dios del oráculo. En el oráculo se encontraba la pitonisa que era experta en adivinación de los dioses.

Las pitonisas del Oráculo solían realizar algunos ritos para alcanzar el estado de éxtasis y así poder transmitir los mensajes de los dioses. Aunque los oráculos griegos eran los más conocidos no eran la única civilización que los tenía. Así, otras civilizaciones como los egipcios, fenicios, hebreos y romanos tenían por costumbre consultar al oráculo.

Esta costumbre y práctica adivinatoria fue decayendo cuando el cristianismo comenzó su auge. Así, el cristianismo consideraba los oráculos como prácticas paganas y con el tiempo fueron perdiendo su prestigio. Además, estas civilizaciones antiguas solían ser politeístas lo que se opone al monoteísmo del cristianismo.

Características y curiosidades de los oráculos

Por lo general los oráculos se encontraban alejados de los centros urbanos, sobre todo porque eran considerados altares y/o templos divinos. También solían estar localizados en espacios abiertos o laderas montañosas, esto permitía una mejor conexión con los dioses. Las pitonisas o sacerdotes del oráculo debían estar alejados de la vida cotidiana urbana para poder conectarse mejor con los dioses.

La palabra oráculo deriva de los términos oraculum y μαντειον del latín y el griego, respectivamente. El significado de estos términos se refiere a la respuesta de los dioses ante un interrogante que se les haya planteado. Así, el oráculo se asociaba tanto a la respuesta como al lugar o figura a la que se le hizo la pregunta.

Por lo general, las respuestas de los dioses a estas consultas o interrogantes eran enigmáticas y llenas de simbolismos. Por eso era necesaria la participación de un intermediario como los adivinos, pitonisas, profetas o sacerdotes. Incluso se llegaban a emplear elementos como runas, o se hacían ritos para poder interpretar mejor estas respuestas.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.