Saltar al contenido

La Calavera Catrina

Las Catrinas, también conocidas como “calaveritas”, son el símbolo por excelencia del Día de Muertos. Así, la imagen de la Catrina nació de la mano de José Guadalupe Posada, un grabador mexicano, en 1912. Posada ilustró unos versos en rima sobre el Día de Muertos con estas imágenes burlándose de las clases sociales.

De esta manera, según las referencias históricas, Posada creó al personaje Calavera Garbancera para hacer críticas sociales en el México post revolucionario. Más específicamente, este personaje se burlaba de las empleadas domésticas que aspiraban a verse como las damas adineradas. Críticas que se resaltaban aún más con los versos que acompañaban estas imágenes.

Los versos eran de la autoría de Antonio Vanegas, el editor del diario donde se publicaban estas sátiras. Así, uno de esos versos decía lo siguiente: “Hay hermosas garbanceras de corsé y alto tacón, pero han de parar en calaveras, calaveras del montón”. Así, la calavera se retrata con un rostro feliz acompañado de un sombrero amplio adornado con flores y plumas.

Las catrinas son el símbolo característico del Día de Muertos en México.

Además de estos adornos, Posada les añadió los moños característicos de las empleadas domésticas detrás de las orejas. Esto fue a modo de recordatorio para que no se olvidaran sus verdaderos orígenes. También cabe mencionar que las ilustraciones de Posada solían tener a la muerte como protagonista con frecuencia.

Sin embargo, fue el muralista Diego Rivera quien terminó por popularizar esta figura despojándola de su crítica social originaria. Rivera incluyó las calaveritas en su mural homenaje a Posada “Sueño de una tarde dominical en la Alameda central”. De esta manera, Rivera no solo popularizó la figura sino que la volvió más elegante y parte del imaginario mexicano.

En el mural de Rivera se encuentra Posada, pero también añadió a Calavera Garbancera a la que le dio un cuerpo. El personaje de Posada solía ser un busto únicamente, así que Rivera completó la figura y la llamó Catrina. En este sentido, Rivera le dio al personaje la elegancia característica de una mujer de la alta sociedad.

La figura de la Catrina

Gracias a Diego Rivera, la calaverita se convirtió en una calavera estilizada con elegantes vestidos y sombrero. Dicha figura se volvió un adorno popular en los altares de la celebración del Día de muertos en México. Incluso las mujeres se disfrazan de Catrina para estas fechas, una de las festividades favoritas de los mexicanos.

El Día de Muertos se trata de una de las fiestas más antiguas de México y se celebra los días 1 y 2 de noviembre. Durante esta festividad, los mexicanos honran a sus muertos con altares y visitando los cementerios. La Catrina así pasa a representar la muerte adornada con flores y vestidos coloridos, la dama de la muerte, una calavera sonriente.

En cuanto al nombre de la Catrina, deriva de la palabra catrín con la que se describe a un hombre vestido elegantemente. Las representaciones de la Catrina en la actualidad son tan variadas como lo permite la imaginación. Así la encontramos con su típico vestido victoriano, o con un traje indígena, con un tocado de flores y hasta diversos elementos folclóricos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.