El ojo que todo lo ve

El ojo que todo lo ve es un símbolo antiguo presente en numerosas religiones y de gran importancia en la masonería. También conocido como el ojo de la providencia, se lo suele presentar dentro de un triángulo. El ojo dentro del triángulo es un símbolo cristiano con el que se suele representar la santísima trinidad.

Este símbolo se encuentra entre los principales de la masonería y es una representación del gran arquitecto del universo. Así, el ojo que todo lo ve ocupa un lugar central en las logias masónicas junto con el Sol y la Luna. A este ojo se lo suele representar mirando hacia abajo para referirse a su carácter omnipresente.

Se trata de un símbolo con gran presencia en la civilización occidental y hasta se lo considera un ojo mágico. Su origen es previo al cristianismo y se estima que surgió en Egipto asociándolo con el Ojo de Horus. Este símbolo egipcio se caracterizaba por proteger, purificar y sanar, era un símbolo del sol, del orden y representaba un estado perfecto.

El ojo que todo lo ve es un símbolo antiguo usado en numerosas religiones.

El Ojo de Horus tiene su origen en las luchas que llevó a cabo este dios contra su tío Seth. Luchas que surgieron para vengar la muerte de su padre y en una de esas luchas Horus perdió su ojo izquierdo. Esto terminó siendo una bendición para Horus que recibió del dios Tot el Udyat, recobrando así su visión.

En el Antiguo Egipto consideraban al Udyat un amuleto de gran poder que curaba enfermedades de la vista, el mal de ojo y potenciaba la vista. También era un amuleto protector y supuestamente servía de igual manera para proteger a los difuntos. Era un símbolo de prosperidad, preservación del cuerpo, la salud y la resurrección.

Con el tiempo este símbolo fue adoptado por otras culturas tales como: los asirios, los babilónicos, los cristianos, los griegos, los judíos, los masones e incluso la misma Justicia. Para las dos primeras culturas era un símbolo de protección divina; cristianos y judíos lo consideran una representación de Dios/Yahvé y su omnipotencia.

Asociaciones vinculadas a este símbolo

Con el surgimiento de la Masonería en el siglo XVIII, las diferentes logias masónicas adoptaron este símbolo. Sin embargo, ellos lo adoptaron enmarcándolo dentro de un triángulo equilátero. De esta manera, el ojo que todo lo ve se convirtió en un símbolo que representa al Gran Arquitecto del Universo.

Este símbolo recibe el nombre de delta luminoso y donde más se lo suele encontrar es en los dólares americanos. El símbolo del ojo que todo lo ve ha sido asociado popularmente con los Illuminati, pero se trata de un símbolo extendido alrededor del mundo. En los billetes de dólar, este símbolo se puede tomar como una suerte de recordatorio del poder de la élite financiera.

Otra asociación se encuentra en el Hinduismo, más específicamente con el dios Shiva que tiene un tercer ojo en su frente. Este ojo hace referencia a su conocimiento ilimitado, a su sabiduría divina y poder destructivo. En el budismo también se encuentran referencias a un tercer ojo y en otras religiones como el judaísmo aparece en el símbolo Hamsa.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.