Saltar al contenido

Cruz de Caravaca

La cruz de Caravaca se trata de uno de los talismanes de protección más antiguos que existen. Como tal, este amuleto ha sido usado durante siglos por miles de personas por su poder de protección. De acuerdo a la tradición cristiana, la cruz de Caravaca es una reliquia de la cruz en la que se crucificó a Jesús.

Podemos decir que la historia de esta cruz se encuentra ligada estrechamente con la del pueblo Caravaca de la Cruz. Así, según los registros históricos, la Vera Cruz apareció en el Castillo-Alcázar de Caravaca en mayo de 1232. A partir de ese momento, la cruz se volvió un objeto de culto y veneración al que peregrinaron miles de fieles.

Existe una historia sobre esta cruz que lo incluye al rey musulmán Zayd Abu Zayd. Durante una conversación con el sacerdote de Caravaca el rey le preguntó por su oficio. A lo que el sacerdote respondió que consistía en enseñar y evangelizar la palabra cristiana en las misas. El rey pidió una demostración y el sacerdote mencionó que le faltaba la Santa Cruz para realizar el oficio.

La cruz de Caravaca es un poderoso talismán protector cristiano.

Justo en el momento que el sacerdote dijo eso aparecieron dos ángeles llevando la cruz de Caravaca y la colocaron en el altar. Este hecho impresionó tanto al rey Zayd que tanto él como sus seguidores se convirtieron al cristianismo. No se sabe qué tan cierta es esta historia pero forma parte de la leyenda de la cruz desde hace siglos.

Entre las características de esta cruz cabe mencionar su aspecto especial, un tanto oriental que la distingue de la cruz cristiana original. Así, se considera que la cruz de Caravaca simboliza la unión del plano material con el espiritual y la esencia del ser humano. Esto se hace posible gracias a los brazos de esta cruz y le atribuyen un gran poder.

Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que sea la cruz predilecta a usar en rituales de exorcismo. Esta elección se debe a que se cree que la sola presencia de esta cruz tiene el poder de expulsar al infierno cualquier tipo de entidad. También por estas cualidades es un importante talismán de protección para regalar a seres queridos.

Curiosidades y usos

Se recomienda purificar la cruz con agua bendita, ya sea por un sacerdote o por uno mismo, antes de usarla. Luego de bendecir y limpiar la cruz se la puede llevar como amuleto e incluso colgarla en la entrada del hogar. También se cree que su poder como amuleto protector es mayor si se lo regala a un ser querido.

Aunque por lo general se la denomina en base al pueblo de origen, su nombre oficial es el de Vera Cruz. Este nombre se encuentra relacionado con la orden del Temple, ya que el título de Vera Cruz suele relacionarse con los sitios donde estuvieron los templarios. Por eso, desde la Edad Media se la conoce como la Vera Cruz de Caravaca, lo que significa la verdadera cruz.

Según las leyendas, la cruz de Caravaca se trata de un lignum crucis, esto es un fragmento de la cruz en la que Jesús fue crucificado. Esta cruz es de las que se conocen como patriarcales ya que cuentan con un pie y dos travesaños paralelos. Estos travesaños se caracterizan por formar cuatro brazos desiguales.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.