Saltar al contenido

Llamador de ángeles

El llamador de ángeles se trata de una pieza de joyería que se usa a modo de amuleto de protección en distintos lugares del mundo. Este amuleto cuenta con una forma esférica que contiene en su interior una esfera de menor tamaño. La esfera menor emite un sonido armonioso y sutil cuando se agita el amuleto.

En cuanto a la esfera exterior, esta puede presentar un aspecto liso o bien algún grabado decorativo; la esfera interior, por su parte, siempre es lisa. El llamador de ángeles se trata de un amuleto personal, es decir que no puede compartirse. La función de este amuleto consiste en proteger y velar por la seguridad de quien lo lleva.

Como tal, el llamador de ángel puede usarse como un dije alrededor del cuello, en una pulsera o bien en aros. Aunque también se lo utiliza como un amuleto protector del hogar colocándolo en la puerta de la casa. Y hasta hay quienes suelen colgar uno de estos amuletos en las cunas de los bebés.

El llamador de ángeles es un amuleto de protección.

Relacionado al último uso, cabe mencionar que numerosas culturas han utilizado estos amuletos en mujeres embarazadas. En este sentido, la costumbre se basa en proteger a la madre y a su bebé garantizando un embarazo saludable. Pero también se cree que el amuleto aleja las enfermedades para que el bebé pueda crecer fuerte y sano.

Otro uso relacionado con los pequeños se basa en el sonido calmante que produce el amuleto. Al respecto, se cree que el sonido del amuleto logra calmar al bebé cuando está en el vientre de su madre. E incluso acostumbran a identificar este sonido cuando nacen ayudándolos a dormir y relajarse fácilmente.

Cuando las mujeres embarazadas utilizan un llamador de ángeles, deben decidir quién conserva el amuleto cuando el bebé nace. Esto se debe a que dejan de estar unidos y, como ya mencionamos antes, se trata de un amuleto personal. En estos casos es decisión de la madre si ella lo conserva o se lo otorga a su bebé.

Características del llamador de ángeles

Estos amuletos suelen estar hechos de metal, en la mayoría de los casos. Por lo general se trata de una esfera de plata, es el tipo de amuleto más común y vendido. Al ser de plata resulta un poco más costoso, pero también los hay elaborados de alpaca que son un poco más económicos.

Cuando se elabora un llamador de ángeles, el orfebre coloca unas pequeñas campanitas dentro de la esfera interna. Las campanitas pueden ser fragmentos de cristal o metal que emitirán el sonido característico al agitar el amuleto. El sonido que emite este amuleto suele tener una frecuencia tan baja que no lo oyen quienes están alrededor.

Este amuleto surgió a partir de una leyenda milenaria de la época en que los humanos convivieron con sus ángeles guía o guardianes. Estos ángeles se encargaban de proteger y velar por la seguridad de las personas. Por eso, el día que humanos y ángeles se separaron, éstos últimos les obsequiaron a sus protegidos una pequeña esfera que sonaba al agitarse. Así, los humanos debían hacer sonar el amuleto en caso de necesitar la protección de su ángel.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.