Saltar al contenido

Cruz cristiana

La cruz cristiana es, probablemente, el símbolo más importante y representativo del cristianismo. Como su nombre lo indica, la forma más básica de este símbolo cuenta con dos líneas perpendiculares cruzadas. El significado simbólico de la cruz se encuentra asociado directamente con la cruz en la que murió Jesús.

Los primeros cristianos no utilizaron este símbolo porque era una referencia directa a los métodos de ejecución de la época. En cambio, el símbolo con el que se identificaban y representaban los cristianos era el ichtus. La cruz se comenzó a implementar y asociar con esta fe religiosa a partir de los siglos II y III aproximadamente.

Antes del uso cristiano de este símbolo, la cruz fue empleada con distintos significados religiosos. Un claro ejemplo y antecedente se encuentra en la civilización egipcia que también contaba con una cruz. Además, existen diferentes variaciones o versiones de la cruz cristianas según las distintas ramas del cristianismo.

La cruz cristiana el símbolo más importante y conocido del cristianismo.

En este sentido, la versión más conocida y utilizada por la Iglesia católica es la denominada cruz latina. La cruz latina se conforma por dos líneas, la vertical más larga que la horizontal, que se cruzan de la mitad para arriba. En cambio, la iglesia ortodoxa utiliza una versión de la cruz que cuenta con ocho brazos.

Entre los orígenes del símbolo de la cruz se encuentran el de los jeroglíficos egipcios que simbolizaban la vida. Además, la cruz era considerada un poderoso amuleto en la cultura egipcia antigua. Por otra parte, este símbolo también se utilizó a modo de adorno en prendas griegas y orientales.

El uso romano de la cruz se refería más bien a un instrumento de ejecución impuesto en el siglo I a.C. Este método se denominaba crucifixión, mientras que en latín clásico se lo conocía como gabulus y patibulum. Aunque este método de tormento fue empleado con anterioridad por diferentes pueblos antiguos.

Formas y tipos de cruz

A lo largo de la historia, la cruz ha adoptado diferentes formas y en diferentes materiales. La más común es la cruz de madera simple, pero también se destacan otras formas de cruces. En teoría, la cruz debía tener forma de aspas como es el caso de la cruz de San Andrés, pero también podía tener forma de “T”.

Aunque el símbolo de la cruz cristiana se encuentra asociado directamente a la muerte de Jesús, se desconoce la forma que tenía. Por lo que, la cruz actual que conocemos se terminó eligiendo de forma casual según tradiciones orales. Los romanos le atribuían a la cruz un significado relacionado con el suplicio afrentoso destinado a los peores criminales.

La ley romana reservaba la cruz para los asesinos, los esclavos, los salteadores de caminos y los sediciosos. Jesús fue acusado de sedición y por esa razón lo crucificaron, aunque existen diferentes testimonios históricos sobre la muerte de Jesús. Pero en conclusión la cruz representa aquel instrumento de tortura en el que los romanos ejecutaron a Jesúcristo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.