Saltar al contenido

La cruz celta

La cruz celta, también conocida como Cruz del Sol Celta, es oriunda de Irlanda. Esta cruz se caracteriza por tener una forma semejante a la de la Cruz Latina con un círculo rodeando su intersección. Además, cabe mencionar que esta era la cruz que utilizaban en Irlanda durante los primeros años del cristianismo.

Algo que caracteriza a la cruz celta es que suele contar con numerosos detalles grabados en todo su cuerpo. Además, el círculo que caracteriza a esta cruz puede presentarse o bien unido a sus brazos o por detrás de ella. En cuanto al material, las cruces celtas se hicieron principalmente en granito o piedra, pero también se las puede encontrar marcando tumbas en cementerios.

Esta cruz cuenta con cierto misticismo acerca de su origen exacto, aunque dado su nombre, se cree que surgió en la Irlanda Gaélica. Al principio, las cruces podían encontrarse en grabados de piedra hechos en el suelo. Fue recién desde el siglo VIII que aparecieron las primeras cruces altas encima de los ministerios.

La cruz celta es oriunda de Irlanda y se destaca por el círculo que la rodea y los grabados que la decoran.

Se cree que la primera cruz celta apareció en una isla en la costa oeste de Escocia. Dicha cruz era de piedra con decoraciones elaboradas propias del arte céltico. Con el tiempo las cruces celtas se introdujeron en territorios europeos de la mano de misioneros irlandeses. La creencia céltica indica que el círculo de esta cruz representa al dios del sol, principalmente por su forma.

También se suele asociar este círculo en la cruz celta como referencia a un halo sagrado. Sumado al simbolismo propio de la cruz se creía que esta no era muy diferente de la Cruz Latina, solo más elaborada. Además, como se suele asociar esta cruz con Invictus, el dios del sol, también se menciona al dios solar predecesor, Sol Indiges.

Por otra parte, otras explicaciones acerca del círculo en la Cruz Celta señalan que cumplía una función de durabilidad. En este sentido, los lugares de donde este tipo de cruz son oriundas suelen enfrentar climas adversos. Así, al construirla de piedra y con esta forma se aseguraban que fueran más durables que la típica cruz latina.

Curiosidades sobre la cruz celta

Algunas leyendas señalan que la cruz celta fue introducida en Irlanda por San Patricio. Según esta leyenda, el santo usó una cruz latina combinada con el símbolo del sol durante la evangelización de Irlanda. Esto sucedió a finales del siglo VI, así le dio a la cruz un significado espiritual para convertir a los paganos al cristianismo.

Otros usos de la cruz celta fuera de lo espiritual y la religión se encuentran en el tarot, por ejemplo. Existe una tirada de cartas en el tarot denominada Cruz Celta donde se colocan diez cartas en la forma de esta cruz. Se trata de una tirada muy utilizada aunque se desconoce su origen y resulta compleja a la hora de interpretarla.

Además se ha popularizado la figura de la cruz celta en diseños de tatuajes debido a sus similitudes con la cruz cristiana. Como la cruz celta presenta diseños más elaborados aunque guarda un significado equivalente al de la cruz latina. Muchos cristianos ortodoxos y personas no religiosas optan por tatuarse esta cruz.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.