Saltar al contenido

Alfa y Omega

Alfa y omega representan la primera y última letra del alfabeto griego antiguo, respectivamente. En este sentido, estas letras también representan el principio y el final. Teniendo en cuenta esto último, cabe mencionar que estas letras conforman un símbolo que representa a Dios y Jesús en la tradición cristiana.

Este simbolismo se encuentra en diferentes apartados de la Biblia como por ejemplo en el primer capítulo del Apocalipsis de San Juan: “Yo soy el Alfa y el Omega, principio y fin, dice el Señor, el que es y que era y que ha de venir, el Todopoderoso”. Con respecto a esta cita, cabe mencionar que el libro del Apocalipsis fue escrito en griego originalmente.

Por esa razón se relacionan estas letras griegas con lo que Dios es y representa para los humanos. A raíz de esto surgieron distintas interpretaciones con respecto a Dios y lo que representa. Una de ellas describe a Dios como eterno, considerando que él es el principio y el final de todo.

Estas letras representan la primera y última del alfabeto griego.

En este sentido, queda más que claro para los cristianos que Dios y Jesucristo abarcan toda la realidad, al igual que sus poderes. Otro significado relacionado a estas letras griegas las considera el número más pequeño y el más grande. Por lo que, trasladado al simbolismo cristiano, Dios se encuentra en lo más pequeño y lo más grande, de ahí su omnipresencia.

Teniendo en cuenta estas asociaciones cristianas con las letras griegas, no es de extrañar la presencia de estos símbolos a lo largo de la historia. El alfa y omega tuvo una presencia simbólica desde los inicios del cristianismo. Así, se han encontrado inscripciones con estos símbolos en catacumbas romanas, por ejemplo.

También se han encontrado estos símbolos en restos arqueológicos que datan del siglo IV. Dichos símbolos se encontraron en distintas zonas de Arabia, el norte de África, Grecia, Italia y Palestina. Las letras Alfa y Omega se han encontrado grabadas en anillos, monedas, recipientes, sarcófagos y tumbas. Más tarde y ya llegando a los tiempos modernos, estos símbolos se grababan en mosaicos y hasta en vitrales de las iglesias.

Representaciones cristianas del Alfa y Omega

Por lo general estos símbolos se acompañan de otros de carácter cristiano como la cruz, por ejemplo. Y junto con la cruz, también suelen incluirse estas letras griegas a cada lado de Jesucristo en la cruz. El Alfa y Omega también se suele encontrar en cirios pascuales para representar la presencia de Jesús durante la Vigilia Pascual.

Una curiosidad con respecto a estas letras griegas convertidas en símbolos cristianos tiene que ver con su uso. Si bien se las ha adoptado de forma bastante extendida en tradiciones cristianas de todo el mundo, esto sucede más en Occidente. La iglesia ortodoxa de la europa oriental no reprodujo de igual manera estos símbolos asociados con Dios.

En cuanto a la forma en que se representan estas letras, se permite tanto la versión en minúscula como en mayúscula. Aunque suele ser más frecuente la representación en mayúsculas de estas letras griegas. Tanto Dios como Jesucristo se describieron así mismos como el alfa y el omega en determinados apartados bíblicos, lo que señala su divinidad.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.