Saltar al contenido

Alfabeto griego

El alfabeto griego deriva del conjunto fenicio y se trata de uno de los alfabetos más antiguos de Europa. Además, se han desarrollado numerosos abecedarios a partir del alfabeto griego, entre ellos el latino. Como tal, el alfabeto griego está compuesto por 24 signos y 7 de ellos son vocales.

Considerando que este alfabeto fue la base del latino, comparten numerosas características. Entre ellas, ambos se escriben de izquierda a derecha y cada una de sus letras cuenta con las variantes en mayúscula y minúscula. Además, más de la mitad de las letras griegas son iguales en su formato mayúscula en el alfabeto latino.

Las letras minúsculas, por su parte, son completamente diferentes a las del alfabeto latino. Y aunque muchas de las letras sean semejantes en estos alfabetos, sí se diferencian en los fonemas. La única letra griega que cuenta con 3 variantes es Sigma que, además de mayúscula y minúscula, tiene una forma particular si se ubica al final de una palabra.

El alfabeto griego es uno de los más antiguos de la historia y fue la base del alfabeto latino.

Otra particularidad del alfabeto griego es que no cuenta con el formato cursiva. Esto se debe a que todas las letras griegas se escriben separadas las unas de las otras. Con respecto a la pronunciación del alfabeto griego, cabe mencionar que ha ido variando con el paso del tiempo.

De esta manera, se puede decir que la forma en que se pronuncian las letras griegas en la actualidad difiere mucho del griego clásico. Entre los cambios podemos mencionar que varias consonantes son ahora más sonoras, por ejemplo. Por estos cambios, el griego moderno resulta confuso para aquellos que están acostumbrados al vocabulario científico clásico.

El alfabeto griego permite que varias de sus letras se combinen para formar nuevos fonemas. Algunos ejemplos de esto se encuentran en la combinación de NT que se pronuncia parecido a una D. Esto también sucede con las vocales como es el caso de AI que se pronuncia como E, o bien OI y EI que suena como I.

Características y usos

Aunque el principal uso del alfabeto griego sea para escribir en este idioma, también cuenta con otros. Varios signos de este alfabeto se utilizan en algunas ciencias, en geometría y matemáticas. En Astronomía se clasifican todas las estrellas mayores de una constelación con una letra griega.

Algunas de las letras griegas son utilizadas alrededor del mundo atribuyéndoles significados simbólicos. El ejemplo más característico de esto se encuentra en los signos alfa y omega que suelen emplearse para señalar el principio y el fin de algo. Estos signos son empleados por distintas culturas, disciplinas y religiones europeas.

Resulta importante mencionar que las transcripciones del griego al latino pueden alterar la forma de ciertas palabras o nombres. Para realizar una transcripción en estos casos se suele proceder por fonética o bien por ortografía. En el primer caso se eligen grafías que reflejen lo más cercano posible su pronunciación; la forma ortográfica busca respetar la cantidad de letras coincidentes.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.