Ególatra

El término ególatra es un adjetivo que se utiliza para calificar a las personas o actitudes que denoten egolatría. La persona ególatra siente una profunda admiración por sí misma. Esto hace que se sientan en un lugar elevado por encima de los demás, por quienes no suelen tener mayor consideración.

Las raíces de la palabra ególatra provienen del griego. Por un lado tenemos ego que significa yo y por otro latreia que quiere decir adoración. El vocablo ególatra da cuenta de quien siente adoración por sí mismo.

El ególatra se cree el centro

Las personas ególatras tienen tal fascinación consigo mismas que sienten que son el centro del universo. Suelen ser personas soberbias que no logran establecer lazos de comprensión con el resto de la gente. Sus necesidades son lo único que les importa y que ponen por encima de cualquier otra cuestión.

Narciso, el ícono del ególatra

Dentro de la mitología griega, el mito de Narciso es el claro ejemplo de una persona ególatra. Narciso era un muchacho dotado de una gran belleza. Un sinfín de doncellas se enamoraban de él pero eran rechazadas una por una por Narciso. Luego de apartar a Eco y dejarla destrozada, lo que la llevó a consumirse en medio de una desolación, Narciso recibió un castigo de los dioses.

Némesis, la diosa de la venganza, decidió escarmentar a Narciso y lo condenó a enamorarse totalmente de su propia imagen. Narciso, tras ver su rostro reflejado en una fuente, no pudo apartar la mirada de sí mismo. Absorto en una contemplación desmedida de su rostro, terminó cayendo en las aguas donde perdió la vida.

El ególatra en psicología

En el campo de estudio de la psicología, la persona ególatra presenta lo que se conoce como conducta narcicista. Este tipo de comportamiento dificulta considerablemente la capacidad del sujeto de establecer relaciones sanas con las demás personas. La base del trastorno es la falta de seguridad emocional, lo cual lleva a construir una imagen propia considerablemente enaltecida.

El ególatra intenta suplir sus carencias con una autoimagen exaltada.

La manera en que el ególatra se percibe a sí mismo, hace que se ubique por encima del resto de las personas. A éstas, las ve como inferiores, carentes de valor y de relevancia en su vida. Esto hace que sea incapaz de sentir empatía y por supuesto, de constituir relaciones normales.

¿Cómo identificar a una persona ególatra?

Existen rasgos o actitudes propias de las personas ególatras, que suelen resultar chocantes para el común de la gente. Quienes presentan este tipo de personalidad suelen tener sentimientos de grandeza y buscan reforzar la imagen de éxito que proyectan hacia afuera. Sienten especial placer en generar envidia en los demás, pero por otro lado no pueden evitar compararse constantemente con otros.

El exhibicionismo es otra de las características típicas de la persona ególatra. Siempre para generar esa imagen de triunfo es común que alardeen de sus posesiones materiales o logros. Otro aspecto a destacar es la falta de auto-crítica y la intolerancia hacia las críticas externas. Nunca tomarán una crítica como un punto a trabajar sino que lo sentirán como una afronta personal que los ofende.

Sinónimos de ególatra

creído, egocéntrico, egoísta, endiosado, interesado, narcicista, petulante, presuntuoso

Antónimos de ególatra

humilde, modesto, sencillo