Destino

El destino es el nombre que recibe aquella mano que mueve los hilos de la vida de manera inevitable e ineludible. La creencia general piensa que es el destino el que guía nuestros pasos y el curso de nuestra vida. Al respecto consideran que el destino se encarga de que ocurra lo que está pactado a pesar de nuestro libre albedrío o acciones.

El concepto de destino se encuentra muy presente en numerosas religiones y culturas vinculado a aquello que creen predestinado. Así, religiones como el hinduismo con el karma, la providencia del catolicismo o el tao del confucianismo chino. Estas religiones pueden o no considerar que tenemos cierta libertad y poder en nuestras vidas a pesar del destino.

De esta manera, desde una perspectiva religiosa podemos decir que el destino sería el plan ideado por Dios o la deidad en la que se cree. Entonces, dado su origen divino, el destino no se puede modificar ni cambiar y sucederá de todas formas. También existen ciertas religiones que rechazan toda idea o creencia acerca del destino como es el caso de la religión judeocristiana.

El destino es el plan o fuerza superior que mueve la vida inevitablemente.

La perspectiva judeocristiana considera, partiendo de las Sagradas Escrituras, que el destino no existe debido al libre albedrío. Argumentan que, al tener libre albedrío, los humanos cuentan con la libertad para pensar y obrar como ellos prefieran. Incluso sostienen que esta libertad es lo que, en última instancia, hace al hombre semejante a Dios.

En la mitología griega al destino lo representa la diosa Ananké, la deidad de lo inevitable y la madre de las Moiras. Ananké junto a Crono fueron los primeros dioses y se los consideraba las fuerzas supremas del universo. Ambos permanecen unidos eternamente como las fuerzas del destino y el tiempo rodeando la existencia universal.

Se cree que ambas deidades son inalcanzables para los demás dioses e incluso controlan sus destinos. El culto a Ananké era bastante raro hasta la fundación de la religión mistérica órfica. Esta religión sostiene que Ananké era hija de Hydros y Thesis, los fenómenos primigenios, además de ser la hermana de Crono y Caos.

Otras perspectivas sobre el destino

Desde una perspectiva filosófica se relaciona al destino con la teoría de la causalidad. En esta teoría se afirma que a toda acción le corresponde una reacción, así que al realizar dos acciones idénticas obtendremos la misma reacción. Si llegara a pasar que se combinan distintas causas en el proceso podría dar resultados impredecibles.

A su vez, el pensamiento filosófico sostiene que nada existe por azar ni nada surge de la nada. La explicación filosófica al respecto sostiene que todo tiene una causa lo que le otorga el carácter de predestinado a existir. Como existe una infinita cantidad de causas resulta imposible conocerlas a todas, unirlas y relacionarlas entre sí.

Esta idea tiene como consecuencia el negar la libertad humana al creer en el destino pautado por la causalidad. Esto da pie a todo un debate filosófico acerca de la libertad y las aristas que esto supone. La conclusión al respecto sobre la libertad humana requiere un criterio explícito que separe al sujeto del universo.

Formato para citar (APA)

“Destino” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/destino/ [Consultado: ].