De Significados

Asperger

El síndrome de Asperger es un trastorno neurológico considerado dentro del Trastorno del Espectro Autista (TEA). Este trastorno se caracteriza por afectar la forma de procesar información que tiene el cerebro. Los varones son más proclives a tener algún trastorno del Espectro Autista que las mujeres.

¿En qué consiste el síndrome de Asperger?

Las personas que son diagnosticadas con síndrome de Asperger suelen presentar una serie de dificultades. Los principales problemas de esta condición se relacionan con la forma en que se comunican y relacionan con los demás. Si bien cada persona atraviesa este síndrome de forma diferente suelen presentar algunas características en común.

De esta manera, las personas con Asperger suelen presentar dificultades para relacionarse con otras personas. Sin embargo esto no afecta de ninguna manera sus capacidades intelectuales ya que suelen tener un IQ normal o alto. A pesar de su alto nivel de inteligencia, las personas con Asperger suelen ser bastante crédulas e ingenuas.

El síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo que afecta principalmente la capacidad de comunicarse o relacionarse con otras personas.

También se caracterizan por ser personas sumamente fieles, honestas y sinceras. Lo que les cuesta, junto con las relaciones sociales, suele ser comprender los sentimientos o emociones de los demás. Las dificultades sociales abarcan todo tipo de interacción con otras personas incluso les cuesta sentir empatía.

Dadas sus capacidades intelectuales, las personas con Asperger tienden a tener un amplio vocabulario pero suelen interpretar el lenguaje de forma literal. Esto hace que no comprendan metáforas, ironías, sarcasmo o juegos de palabras, por ejemplo. Por otra parte, les puede costar mantener el ritmo de una conversación pero prestan mucha atención a los detalles.

Otra cosa que los caracteriza es la forma en que se interesan en algunos objetos o temas llegando a ser expertos en eso. Los alteran los cambios o transformaciones, son muy sensibles sensorialmente a los colores, luces, olores, sabores y sonidos fuertes. Les cuesta tomar decisiones y pueden llegar a ser un poco torpes físicamente.

Diagnóstico del síndrome de Asperger

Tal como hemos mencionado, el síndrome de Asperger se trata de un trastorno dentro del espectro autista. Los trastornos dentro del espectro autista se caracterizan por afectar cómo se comunican o interactúan estas personas con los demás. Ahora bien, el síndrome de Asperger se considera más específicamente como un trastorno del neurodesarrollo.

Se desconoce cuáles son las causas que pueden provocar los trastornos del espectro autista. Sin embargo existen una serie de factores que pueden predisponer a las personas a desarrollar alguno de ellos. Como los antecedentes familiares, bebés prematuros, padecer el síndrome del cromosoma X frágil o ser diagnosticado con síndrome de Rett.

Las personas diagnosticadas con síndrome de Asperger tienen un cerebro que funciona diferente a lo usual. Más específicamente, estas personas tienen dificultades para comunicarse o interactuar socialmente. También suelen presentar dificultades para adaptarse de forma flexible a las demandas diarias debido a su preferencia por las rutinas estables.

Además de las dificultades para la interacción social, las personas con Asperger tienen dificultades para comportarse o pensar de forma flexible. A pesar de ello, se caracterizan por contar con una capacidad intelectual media o superior a la media y un lenguaje bien fluido. En gran medida, el síndrome de Asperger comparte varias de las características principales del autismo.

Las personas diagnosticadas con Asperger tienen un cerebro que funciona diferente a lo normal.

Características de las personas con Asperger

Si bien hemos mencionado las dificultades de interacción social de las personas con Asperger, es necesario profundizar un poco más en el asunto. En este sentido, las personas con Asperger pueden presentar complicaciones a la hora de comunicarse con otras personas. Esto puede darse porque les cuesta comprender la comunicación no verbal, es decir, expresiones faciales, gestos, tonos de voz, entre otros.

A la hora de comunicarse suelen ser bastante literales y expresarse de manera muy formal. Esto puede dar la impresión de que son un poco pedantes o muy técnicos y no suelen entender los usos retóricos del lenguaje. Con esto último nos referimos a que, al emplear y entender el lenguaje literalmente les cuesta entender bromas, metáforas o sarcasmos.

Otro rasgo característico de las personas con Asperger es el interés que desarrollan por temas específicos. Dicho interés los lleva a investigar esos temas a fondo hasta volverse expertos en el mismo. Además suelen emocionarse hablando de ello sin saber cuándo detenerse, por otra parte, no se les da muy bien interactuar convencionalmente con otros.

Dadas sus dificultades de interacción social les suele costar entender o reconocer algunas normas sociales tácitas. Esto los puede llevar a comportarse inadecuadamente en ocasiones sin que se den cuenta. Pero sobre todo les cuesta relacionarse con otras personas por no saber bien cómo actuar.

Por otra parte, pueden resultar un poco fríos y desconsiderados con otras personas porque les cuesta entender o reconocer emociones y sentimientos. De igual manera, no saben cómo expresar sus emociones con normalidad lo que los puede llevar a reaccionar distinto en diferentes situaciones. Además son muy sensibles a los estímulos ambientales y les molestan las luces, los olores o los ruidos fuertes.

Las personas con Asperger tienen problemas para relacionarse con otras personas.

Comportamientos

Las personas con síndrome de Asperger suelen tener una forma de pensar bastante rígida y estructurada. Esto los ayuda a la hora de realizar actividades donde abundan los detalles o deben seguir patrones. Sin embargo, les cuesta desarrollar aquellas actividades donde deben ser más flexibles o adoptar un pensamiento alternativo.

Relacionado con esta forma de pensar, las personas con Asperger se caracterizan por apegarse a las rutinas. Por lo general se sienten más cómodos cuando cuentan con una rutina fija que respeta a rajatabla. Esto les confiere cierta seguridad y un patrón que pueden seguir sin problemas ya que les cuesta adaptarse a los cambios o los imprevistos.

Síntomas del síndrome de Asperger

Los síntomas que pueden ayudar a detectar la posible existencia del Asperger en los niños son los siguientes:

  • Ausencia de empatía con o hacía otras personas.
  • Conductas inapropiadas en lugares o situaciones determinadas.
  • Dificultad para mantener conversaciones e interactuar socialmente con los demás.
  • Falta de confianza.
  • Interpretación sumamente literal del lenguaje.
  • Poca participación en juegos recreacionales o problemas para entender las reglas de los mismos.
  • Problemas para entender o respetar normas y reglas sociales.
  • Obsesión marcada con ciertos temas.
  • Problemas para adaptarse a los cambios y una fijación a seguir rutinas repetitivas.
  • Sensibilidad marcada ante estímulos sensoriales (luces, ruidos, colores, sabores fuertes).
  • Tendencia marcada hacia la soledad.

En caso de notar varios de estos síntomas es necesario consultar con un especialista para obtener un diagnóstico completo. Los especialistas realizan las evaluaciones y estudios necesarios para determinar el estado del niño y señalar un diagnóstico final. A la vez recomendarán cuál es el mejor tratamiento para ayudar al niño con sus dificultades.

Algunos de los síntomas característicos del Asperger incluyen la falta de empatía, la obsesión por temas concretos y una marcada sensibilidad a estímulos sensoriales fuertes.

Tratamiento del síndrome de Asperger

Por lo general, el tratamiento recomendado para personas con síndrome de Asperger consiste en maximizar sus capacidades. Dichas capacidades abarcan desde las de aprendizaje, hasta las de desempeño social y desarrollo en general. De esta manera, el tratamiento para las personas con Asperger incluyen diferentes terapias desde la niñez hasta la edad adulta.

Por supuesto que las terapias y tratamientos varían según la edad y las necesidades de cada persona. En la niñez se suelen aplicar diferentes enfoques de acuerdo al caso y el diagnóstico de cada niño. A veces el doctor puede probar diferentes terapias hasta encontrar la que mejor funciona con el niño.

Tratamientos para niños

Las terapias más comunes que se aplican en la niñez son el entrenamiento en habilidades sociales con sesiones individuales o grupales. En esta terapia se les enseña a los niños cómo expresarse correctamente e interactuar con los demás. También se practica la educación y formación de los padres sobre cómo trabajar las habilidades sociales con los niños.

Luego se encuentra la terapia cognitiva conductual que le enseña al niño a controlar sus conductas y emociones. Y por supuesto también existe la terapia del habla y del lenguaje que ayuda a mejorar las habilidades comunicativas del niño. En esta terapia les ayudan a mantener conversaciones e identificar señales sociales como el contacto visual o los gestos.

El tratamiento para el Asperger varía según la edad y las necesidades de cada individuo.

Tratamientos para adolescentes

Durante la adolescencia las necesidades del individuo incluyen un entorno de apoyo, comprensión y respeto. Por eso se recomienda motivarlos a que participen en situaciones que faciliten su integración y refuercen su autoestima. Incluso se les puede enseñar estrategias que le permitan analizar su conducta, mantener una imagen positiva y ejercicios que favorezcan el entretenimiento y la salud.

A nivel académico, los adolescentes con Asperger requiere instrucciones detalladas para realizar tareas e incluso un profesor de apoyo. También se aconseja que realicen actividades extracurriculares que los ayuden a reforzar sus habilidades y capacidades.

Tratamientos para adultos

En la edad adulta, las personas con Asperger necesitan terapias que los ayuden a mejorar su autoestima e imagen propia. Estas terapias los ayudarán a autopercibirse de forma realista y positiva. A nivel laboral suelen requerir una planificación estructurada y objetivos claros y definidos a cumplir a través de tareas pautadas.

A veces se recomienda un asesoramiento personal y/o familiar o bien un servicio de orientación para reforzar algunas habilidades. En ocasiones esto los ayuda a minimizar la pérdida de atención o gestionar sus necesidades sociales.

Clasificación del síndrome de Asperger y diferencia con otros trastornos

Como el Asperger se considera dentro de los Trastornos del Espectro Autista cabe mencionar que existe un único tipo de Asperger. Aún así, las personas que padecen de Asperger pueden clasificarse en diferentes grupos según la edad. Esto se basa principalmente en la edad a la que se manifiesta el síndrome y cuándo son diagnosticados.

Por eso existen diferentes tratamientos para este síndrome según la edad de las personas y sus necesidades. El Asperger puede aparecer a cualquier edad, aunque se manifiesta generalmente en la infancia, pero puede no ser diagnosticado. Por eso existen diversos tratamientos para el Asperger durante la infancia, la adolescencia y la adultez.

Diferencia entre Asperger y TDAH

En primer lugar cabe señalar que el Asperger y el TDAH (trastorno por déficit de atención e hiperactividad) son dos condiciones diferentes que no se encuentran relacionadas. Sin embargo, suelen compartir algunos síntomas que puede llegar a generar un diagnóstico errado. Además, los tratamientos para estas condiciones son muy diferentes en cada caso.

Aunque comparten algunos síntomas son dos condiciones diferentes.

Las personas con Asperger presentan dificultades a la hora de desarrollar sus habilidades comunicativas y de interacción social. En cambio, las personas con TDAH no presentan grandes problemas o dificultad para relacionarse con los demás. Ambas condiciones presentan dificultades para comprender el lenguaje pero en diferentes enfoques.

Con respecto a esto último, las personas con Asperger pueden tener problemas para entender lo que les dicen o expresarse correctamente, e incluso no responder cuando les hablan. Las personas con TDAH, por su parte, pueden no entender lo que les dicen pero realizan muchas preguntas o no prestan atención.

Una importante diferencia entre estas condiciones se da a nivel concentración, las personas con Asperger tienen mejor concentración y se enfocan en tareas o temas de su interés. Aquellos con TDAH tienden a desconcentrarse con facilidad y perder la atención rápidamente, lo que suele afectar su rendimiento escolar.

Algunos síntomas que comparten ambos diagnósticos por los que se los suele confundir incluyen: la falta de empatía hacía los demás, la gestión de las emociones e incluso los problemas o dificultades para interactuar socialmente. Los tratamientos para estos diagnósticos son muy diferentes ya que el Asperger apunta a un tratamiento psicoeducativo y el TDAH puede incluir tratamientos farmacológicos.

Preguntas frecuentes

¿Qué es y en qué consiste el Asperger?

El síndrome de Asperger es un trastorno del neurodesarrollo que se contempla dentro del Trastorno del Espectro Autista. Este síndrome se caracteriza por afectar la forma en que se comunican y relacionan socialmente quienes lo padecen.

¿Cómo se diagnostica el Asperger?

No se conocen con exactitud las causas del Asperger, pero existen algunos factores que pueden predisponer a su desarrollo. Entre ellos se cuentan antecedentes familiares, bebés prematuros u otros síndromes.

¿Qué comportamientos caracterizan a las personas con Asperger?

En primer lugar les cuesta interactuar con otras personas, tienden a interpretar el lenguaje de forma literal y no comprenden el lenguaje no verbal. Suelen interesarse profundamente en temas específicos que investigan a fondo y del que hablan continuamente. Presentan dificultades para entender las emociones y sentimientos de los demás, son muy sensibles sensorialmente y suelen apegarse a las rutinas.

¿Cuáles son los síntomas del Asperger?

Algunos síntomas que pueden ayudar a detectar la existencia de Asperger incluyen: falta de empatía hacía los demás, comportarse inapropiadamente en determinadas situaciones, dificultad para relacionarse con otros. Suelen tener problemas para entender o respetar las reglas sociales, se obsesionan con algunos temas concretos y les cuesta adaptarse a los cambios por lo que son muy apegados a las rutinas.

¿Cómo se trata el Asperger?

Los tratamientos para este síndrome varían de acuerdo a la edad del individuo y cuándo se lo detectaron. Por eso existen diferentes tratamientos para aquellos que se encuentran en la niñez, la adolescencia o la adultez. Los tratamientos pueden incluir terapias cognitivas conductuales, entrenamiento en habilidades sociales, enseñarles a analizar su conducta, mejorar su autoestima y gestionar sus necesidades sociales.

Formato para citar
"Asperger". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/asperger/ Consultado: 12 de abril de 2024.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *