Saltar al contenido

Alter ego

El término álter ego hace referencia a una persona, real o ficticia, en quien se identifica, proyecta o reconoce otra persona. También se refiere a aquella persona con la que podemos identificarnos en cuanto a opiniones y formas de actuar. Este término se originó a partir de los estudios de hipnosis que buscaban separar al otro yo durante 1730.

Estos estudios de hipnosis fueron realizados por Anton Mesmer y se hallaron interesantes descubrimientos. Así, gracias a estos experimentos, Mesmer descubrió que las personas actúan diferente en estado de vigilia que como lo hacen hipnotizadas. Sin embargo, el término alter ego se acuñó oficialmente en el siglo XIX para describir el trastorno de identidad disociativa.

A este trastorno también se lo conocía como trastorno de personalidad múltiple, aunque no siempre la existencia del alter ego supone sufrir este trastorno. Es importante señalar esto porque las personas que tienen personalidades múltiples no son realmente conscientes de ellas. Por otra parte, aquellos que tienen un alter ego son conscientes de ello y hasta saben cómo definir y alterar el ego.

El término alter ego se refiere a alguien con quien nos identificamos o bien un otro yo.

Pero sacando el enfoque psicológico, el término alter ego también se refiere a una persona en la que confiamos plenamente. Así, estas personas son tan confiables que pueden actuar en nuestro nombre y representarnos. En este sentido, estas personas a las que se denomina alter ego son como un otro yo.

Cuando decimos que el alter ego es un otro yo también podemos hablar de una segunda personalidad. La expresión alter ego tiene su origen en el latín donde alter significa otros, alguien diferente a nosotros. Entonces se podría entender al alter ego como una identidad oculta o un personaje creado por alguien.

Y, tal como ya hemos mencionado, el concepto alter ego también se suele usar para señalar a alguien con actitudes y características similares a alguien más. Entonces, cuando estas dos personas tienen características y/o comportamientos semejantes se los puede llamar alter egos. En ocasiones se proyectan aspectos de uno en el otro y puede llegar a producirse una simbiosis entre ambos.

Trastorno de identidad disociativo

De acuerdo a la psicología, este trastorno sucede cuando una persona construye un alter ego de forma espontánea en su interior. Este alter ego es como una segunda personalidad y provoca que el individuo pueda llegar a tener una doble vida. En la mayoría de los casos, estas personalidades suelen ser divergentes y el sujeto desconoce su existencia.

Las personas con trastorno de identidad disociativo suelen presentar pérdidas de memoria cuando surge la otra personalidad. En las historias de ficción se suelen tomar las bases de este trastorno para representar la lucha entre el bien y el mal dentro de una persona. Un ejemplo famoso de esto se encuentra en la novela de R.L. Stevenson El extraño caso del doctor Jekyll y Mr Hyde.

También se encuentra algo similar con los superhéroes de ficción que parecen llevar una vida doble. Muchos superhéroes tienen dos personalidades, la del héroe y su personalidad de civil que lleva una vida común. Esto sucede con Superman que su personalidad civil es Clark Kent o Peter Parker que se convierte en Spiderman, por ejemplo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.