De Significados

Retroalimentación positiva y negativa

La retroalimentación consiste en devolver los resultados de un proceso con información útil sobre su desarrollo. Esto significa que la retroalimentación es una forma de controlar dicho proceso, evaluar sus resultados para saber cómo se desempeña. Este concepto se emplea en todo tipo de ámbitos y siempre tiene esa dinámica de retorno de los resultados.

Teniendo esto en cuenta podemos hablar de retroalimentación positiva o bien negativa. El tipo de retroalimentación termina impactando en la forma en que se realizará el proceso en el futuro. La retroalimentación positiva se caracteriza por tener un efecto creativo o productivo sobre el proceso, lo empuja a cambiar.

Esto quiere decir que la retroalimentación positiva suele aumentar la actividad o señal y potenciar cambios en el proceso. Como ejemplo de retroalimentación positiva podemos mencionar la reinversión de los capitales. Cuando el dinero que se gana por lo producido se invierte en nuevas máquinas para producir más y mejores productos.

La retroalimentación positiva y negativa sirve para controlar y evaluar los resultados de un proceso.

En cuanto a la retroalimentación negativa, cabe mencionar que esta suele tener un efecto estabilizante del proceso. Este tipo de retroalimentación devuelve la información para que se corrijan los posibles errores y poder continuar con el proceso. El mejor ejemplo de retroalimentación negativa son los controles de calidad en cualquier fábrica.

Otros ejemplos de retroalimentación positiva que podemos mencionar son el feedback sonoro. Este consiste en ese pitido molesto que emite un micrófono mal conectado, el micrófono repite a modo de ruido esa señal sonora. Los semiconductores funcionan con mayor capacidad a mayor temperatura, pero esto también puede estropearlos.

En cuanto a ejemplos de retroalimentación negativa, podemos mencionar: Las famosas encuestas de satisfacción del cliente permiten obtener información sobre el funcionamiento del servicio. Lo mismo sucede con los exámenes médicos que analizan nuestro estado de salud para ver si es necesario algún tratamiento específico.

La retroalimentación en la homeostasis

En los organismos de los seres vivos también existen casos de retroalimentación, sobre todo con aquellos procesos que buscan mantener la estabilidad del organismo. Esos procesos son de retroalimentación negativa, pero también los hay que buscan incrementar la producción de sustancias y serían de retroalimentación positiva.

De cualquier manera, ambos procesos tienen por objetivo hacer que el organismo se adapte a su entorno. Esto significa que, tanto la retroalimentación positiva como la negativa en el organismo sostienen su homeostasis. La homeostasis es el estado de equilibrio del organismo la cual le garantiza, en cierta forma, prolongar su existencia.

Así podríamos decir que la homeostasis se trata de una condición fundamental para la vida y la comparten todos los seres vivos. Los mecanismos por los cuales cada ser vivo logra la homeostasis pueden variar, pero todos cuentan con el mismo propósito. Es decir, todos los seres vivos deben regular su organismo de acuerdo a la retroalimentación positiva o negativa.

Un ejemplo de homeostasis por retroalimentación positiva puede ser la digestión acelerada de algunas proteínas. Cuando el tracto digestivo las detecta suele producir enzimas digestivas para acelerar el proceso de digestión. En cuanto a homeostasis por retroalimentación negativa, el mejor ejemplo es el de regulación de la temperatura corporal.

Formato para citar
"Retroalimentación positiva y negativa". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/retroalimentacion-positiva-y-negativa/ Consultado: 19 de abril de 2024.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *