Indiferencia

La indiferencia es la actitud o cualidad de indiferente, es decir que no siente aprecio ni rechazo hacia alguna cosa. Esta palabra deriva del término indifferentia del latín y describe un estado de ánimo apático o desinteresado. Puede referirse tanto a un sentimiento como a una postura que nos genera algo o alguien y que no resulta ni positiva ni negativa.

Entonces podríamos decir que la indiferencia es un punto neutro entre el aprecio y el desprecio por algo. Esto quiere decir que dicha cosa no nos produce ningún interés, sentimiento o emoción intenso. La indiferencia se caracteriza por sentir apatía por dicha cosa, no nos genera nada en absoluto.

En algunas cuestiones, la indiferencia puede ser considerada un problema psicológico e incluso social. Esto se debe a que la persona en cuestión resulta tan indiferente ante ciertas cuestiones que resulta fría e insensible. Cuando esto sucede pareciera que el individuo tuviera anestesiados sus sentimientos y emociones.

La indiferencia es un sentimiento de apatía o desinterés por alguna cosa.

Una persona que siente indiferencia hacia las emociones o pesares ajenos es incapaz de sentir empatía o simpatía hacia los otros. Esto significa que no se identifica de ninguna manera con lo que los otros sienten porque simplemente no le interesa. En esos casos se podría considerar una patología de tipo sociópata además de cierta condena social.

La naturaleza humana espera que seamos capaces de sentir empatía hacia los otros. Ya sea para solidarizarse y ayudar a los demás cuando se encuentren en una situación vulnerable. En algunos casos, la indiferencia puede ser una especie de mecanismo de defensa ante una personalidad demasiado sensible.

Cuando eso ocurre, y aunque suene un poco contradictorio, se debe a que el individuo no quiere ser lastimado si se involucra demasiado con algo o alguien. Estas personas son muy sensibles y hasta frágiles que prefieren adoptar una postura de indiferencia para evitar heridas y malos tragos.

Características y cualidades de la indiferencia

Según la psicología la indiferencia sirve como un importante mecanismo de defensa que nos protege ante el desdén, los prejuicios y menosprecios ajenos. Aunque esto pueda generar cierto aislamiento social, la persona lo prefiere antes de ser dañada de cualquier manera. Adoptar una postura indiferente puede dificultar las relaciones sociales ya que no se demuestra ningún sentimiento.

Es muy común que las personas que han sido lastimadas con anterioridad decidan refugiarse en la indiferencia. Sus experiencias previas los han marcado de tal forma que temen volver a sufrir o sentir dolor. Incluso aunque tengan necesidad de sentir cariño o aprecio lo inhiben para no decepcionarse o resultar lastimados.

Entre las personas que se refugian en la indiferencia para evitar sufrimientos, la mayoría son adolescentes. Los jóvenes piensan que de esta forma endurecen sus caracteres volviéndose más fuertes a la hora de relacionarse con los demás. La indiferencia puede ocasionar una postura pasiva en las personas, es decir que no se involucran en nada y deciden permanecer al margen.

Sinónimos de indiferencia

desinterés, apatía, frialdad

Antónimos de indiferencia

interés

Formato para citar (APA)

“Indiferencia” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/indiferencia/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *