Saltar al contenido

Hebe

Hebe era la diosa de la juventud en la mitología griega, también conocida como Juventas en la mitología romana. De acuerdo a la mitología griega, Hebe era hija de Zeus y Hera, así como la hermana de Ares, Hefesto e Ilitia. A Hebe se la representaba como una doncella alegre, bella y sencilla, además se la consideraba el modelo a seguir de las jóvenes casaderas.

Las imágenes de Hebe la muestran, generalmente, como una doncella que lleva un vestido sin mangas y una jarra de néctar. A Hebe se la consideraba la ayudante de los dioses y quien se encargaba de calmar su sed. Para esto se dedicaba a distribuir la ambrosía, su bebida favorita.

Esta diosa se casó con Heracles con quien tuvo dos hijos, Alexiares y Aniceto. Luego de su casamiento con Heracles dejó de repartir néctar entre los dioses y esta tarea fue ocupada por Ganímedes. Aunque también cabe señalar que Hebe tenía el poder de rejuvenecer a los ancianos, como hizo con Iolas.

De acuerdo a la mitología griega, Hebe tenía un carácter fuerte y bondadoso, además de ser considerada la alegría del Olimpo. A pesar de ello, a Hebe no le gustaba que la molestaran ni que molestaran a los demás. Era muy cercana a su padre, pero también podía llegar a ser impulsiva y hasta un poco rebelde.

Aunque podía llegar a ser un tanto reservada, era amable y cariñosa con aquellos que se lo merecían realmente. Tenía el don para reconocer las capacidades de las personas y nunca subestimaba a nadie. No era tan carismática como otras diosas griegas pero igual sabía llamar la atención a pesar de ser un poco torpe.

Otras características y curiosidades de Hebe son que le gusta el arte, los hombres y la música. Sus pasatiempos favoritos eran la jardinería y la música, tenía la manía de jugar con su cabello y no le gusta que la molesten. Su mayor miedo era la soledad y hasta que se casó tenía la obligación de servir bebida a los dioses.

Curiosidades sobre Hebe

Hebe era adorada en la ciudad de Atenas y contaba con un altar en Cinosargo, el cual se encontraba muy cerca del de Heracles. En la mitología romana era conocida como Juventas y contaban con una tradición en su honor. Así, los jóvenes le ofrecían una moneda al vestir la toga de adultos por primera vez.

Al igual que otros dioses del Olimpo, Hebe tenía ciertas habilidades y poderes tales como: Fuerza sobrehumana y velocidad extraordinaria. Pero tenía otros poderes únicos de ella como el rejuvenecer y vitalizar a animales y mortales, capacidad de saber todo, poder de la profecía. También podía moverse por el aire y metamorfosearse en otros animales y mortales.

Algunas de las actividades y tareas que llevaba a cabo consistían en danzar junto a las Musas y las Horas. Además de servirle bebida a los dioses, se encargaba de bañar y vestir a Ares y ayudar a su madre con los caballos del carruaje. También podía rejuvenecer y envejecer a los mortales.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.