Águila romana

El águila romana era el símbolo que usaban los romanos como estandarte de sus legiones. Por ello, podemos decir que se trataba de un símbolo militar que las legiones romanas protegían con esfuerzo. En este sentido, las legiones romanas intentaban no perder estos estandartes si es que perdían una batalla.

La figura del águila mantuvo sus simbolismos en el imperio romano incluso luego de la cristianización. Cuando el imperio se dividió en oriente y occidente, este símbolo se convirtió en el del águila bicéfala. Esta transformación vino a representar las dos direcciones en las que se extendían los dominios del imperio.

En cuanto al origen del águila como estandarte romano, se cree que se remonta a los inicios de la historia de Roma. Aunque también se han identificado otras figuras de animales presentes en estandartes militares romanos. Esto implica que el águila no era el único símbolo militar y solo se empleaba en los estandartes de algunas legiones.

El águila romana era el símbolo del estandarte de las legiones romanas.

Otras legiones contaban con animales como el caballo, el jabalí, el lobo y el minotauro en sus emblemas. Con esto se supone que los ejércitos usaban estos estandartes sin preferencias y otorgándoles a todos el mismo valor. De cualquier manera, el águila se empleaba como un símbolo de victoria para los romanos.

La figura del águila también se usó en distintas emisiones monetarias de Roma hasta el siglo III d.C. aproximadamente. Fue en este siglo donde la figura del águila cayó en desuso y fue desapareciendo de a poco según registros arqueológicos. Aunque se han encontrado representaciones de águilas romanas hasta la época teodosiana.

De acuerdo a las referencias iconográficas, el águila romana fue el estandarte principal de las legiones hasta el siglo V. Fue entonces que desapareció definitivamente aunque se la retomó en otros ejércitos más tarde. Durante la época imperial también se recuperó este símbolo en banderas, escudos y otras representaciones hasta convertirse en el águila bicéfala.

Finalidad simbólica

Se ha reflexionado bastante sobre la finalidad que tenía el águila en los estandartes romanos. En primer lugar cabe mencionar que este animal no cumplía una finalidad táctica ni transmitía órdenes específicas. Cosa que sí sucedía con otros estandartes romanos que empleaban las legiones, como es el caso del signum.

Otros autores consideran que el estandarte del águila servía para ubicar a la primera cohorte durante la batalla. También servía para ayudar a desplegar al resto de las legiones ya que el portador del estandarte podía hacer avanzar la línea. Quizás por esa razón, la legión consideraba una vergüenza que este estandarte fuera capturado o se perdiera en la batalla.

Al portador de este estandarte se lo denominaba aquilifer y se trataba de un veterano en la legión. Así, el aquilifer era respetado por su arrojo y valor por el resto de sus compañeros y gozaba de una posición privilegiada en el ejército. Esto se debía a que había solo un estandarte de águila en toda la legión.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.