Saltar al contenido

Coronas de Egipto

Las coronas de Egipto eran uno de los principales símbolos de dioses y faraones del Antiguo Egipto. Así, la corona doble que llevaban los faraones desde los inicios de la época dinástica se conocía como pskent. Esta corona servía para simbolizar el poder que tenía el faraón y la unión de los dos Egiptos.

Para representar esa unión, la corona estaba formada superponiendo dos coronas diferentes. Antes de la unión de los dos Egiptos existía una corona representativa de cada uno de estos reinos. La corona Blanca pertenecía a los reyes del Alto Egipto, mientras que la corona Roja pertenecía al reino del Bajo Egipto.

En el caso de la corona blanca, esta también se conocía como hedyet y estaba relacionada con el dios Seth. Por su parte, la corona roja se conocía también como desheret y estaba asociada al dios Horus. Mientras que la corona doble se conocía como sejemty o pskent, lo que significaba “los dos poderes”.

Las coronas de Egipto adornaban las cabezas de dioses y faraones y eran un símbolo de poder.

Cualquiera de estas coronas eran un símbolo del poder que tenían los faraones en el Antiguo Egipto. Además, estas coronas se utilizaban también para diferenciar a las distintas divinidades de esta cultura. Por lo tanto, estas coronas fueron adquiriendo una complejidad ornamental cada vez mayor a lo largo de la historia.

Además, cabe mencionar que las coronas del Antiguo Egipto podían presentar distintos motivos. Y que eran adornos y símbolos de poder que llevaban los dioses, los reyes y las mujeres reales. Las más conocidas eran las que ya mencionamos antes, la Corona Roja, la Blanca y la Doble.

Por otra parte, de acuerdo a los registros históricos del Antiguo Egipto, el portador original de las coronas egipcias fue Osiris. A partir de esto, era raro que se representara a algún dios o faraón que no llevara una de estas coronas. También existían múltiples coronas que contaban con simbolismos y significados específicos.

Tipos de coronas egipcias

La corona Blanca que ya mencionamos era originaria del Alto Egipto y tenía forma de sombrero estrecho en lo alto con una protuberancia al final. Era de este color porque el blanco era característico del Alto Egipto y de Nejen. Este reino se encontraba bajo la protección de la diosa buitre Nejbet y la corona blanca era su emblema.

Luego se encontraba la corona roja que pertenecía al reino del Bajo Egipto y se caracterizaba por ser plana con un fondo elevado. Además, de la parte posterior de esta corona surgía una varilla espiral que se curvaba hacia adelante. La corona roja estaba asociada con el dios Horus.

También había una corona azul que llevaban los faraones y se trataba de una corona de la victoria. Se la suele comparar con un casco de guerra, pero se cree que podría ser una corona ceremonial y un símbolo de triunfo. Y la ya mencionada corona doble formada por la blanca y la roja como un símbolo de la unión de estos dos reinos.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.