Heteronomía

La palabra heteronomía se utiliza para definir el accionar que depende de la voluntad ajena, de la que no es propia del individuo. La heteronomía es por definición el antónimo de la autonomía. Dentro de la vida en sociedad, la heteronomía es moneda corriente.

El término heteronomía deriva de la lengua griega. Está compuesta por hetero que significa otro y nomos que quiere decir ley. Es la acción que se encuentra sujeta a fuerzas ajenas al individuo.

El filósofo alemán Immanuel Kant desarrolló este concepto en sus estudios sobre el comportamiento humano.

Sin voluntad propia

En su búsqueda por comprender la conducta social en relación con el marco legal, la heteronomía jugaba un papel muy importante.

Autonomía vs. Heteronomía

Si bien el concepto de autonomía es bastante habitual y conocido, lo repasaremos aquí brevemente para comprender mejor el significado de heteronomía. El ser humano es autónomo por naturaleza, es capaz de decidir por sí mismo y actuar como una persona independiente. Pero esta característica se ve condicionada al comenzar a interactuar dentro de la sociedad.

Es heterónomo quien está sometido a un poder externo.

Dentro de la sociedad hay leyes, normas y valores que seguir para lograr una convivencia armónica entre los individuos. El hecho de acatar esas leyes y actuar en consecuencia, hacen que el comportamiento ya no se guíe por la propia razón sino por una voluntad externa, ajena. A este comportamiento, se lo conoce como heteronomía, que no es otra cosa que adaptarse al modelo establecido.

¿Qué decía Kant sobre la heteronomía?

Teniendo en cuenta que la heteronomía se aplica a la vida de quien vive dentro de los límites de reglas impuestas, enunciaremos brevemente el aporte de Kant al concepto. Por un lado, estas reglas pueden ser respetadas contra la propia voluntad o bien con indiferencia, sin generar un conflicto interno en el individuo.

Para Kant, la voluntad del ser humano podía ser determinada por la razón o por la inclinación. En el caso de la razón como determinante en la voluntad del sujeto, se habla de autonomía. Por el contrario, cuando tiene lugar la inclinación y el hombre se amolda a las normas vigentes, se habla de heteronomía.

Ejemplos de conductas autónomas y heterónomas

Un niño que presencia cómo sus compañeros maltratan a otro niño y toma cartas en el asunto en defensa de la víctima, está actuando de manera autónoma. Si por el contrario se suma a los maltratos para pertenecer al grupo, su comportamiento es heterónomo.

Una mujer que no quiere tener hijos y se mantiene firme en su decisión aunque esto implique el fin de su relación o el rechazo de su familia, actúa de manera autónoma. Si accediera a llevar adelante un embarazo por presión familiar o por temor a perder a su pareja, su proceder sería heterónomo.

La persona que se viste de acuerdo a sus gustos personales sin medir las opiniones ajenas, se comporta de manera autónoma. Quien está pendiente de cada nueva moda para incorporar a su guardarropa, está actuando de modo heterónomo.

Sinónimos de heteronomía

dependencia, subordinación, sumisión

Antónimos de heteronomía

autogestión, autonomía, independencia, libertad