Fuerza de voluntad

Se conoce como fuerza de voluntad a la habilidad para proceder con auto control en ciertas situaciones. La fuerza de voluntad nos permite contener algunos instintos y actuar según nos propongamos. Es muy común que se mencione esta cualidad cuando uno pretende hacer dieta o para dejar de fumar, por ejemplo.

Generalmente se asocia la fuerza de voluntad con el resistir un impulso o una tentación. El poner esa resistencia en determinadas situaciones puede relacionarse con algún objetivo o meta propuesta. Cuando tenemos algún plan marcado mostramos fuerza de voluntad al resistir desviarse del mismo.

Siguiendo la línea anterior, un caso de fuerza de voluntad puede ser: Cuando alguien está a dieta, porque desea adelgazar, reprime sus ganas de comer algo fuera de su régimen. Si la misma persona se termina tentando y se come una hamburguesa, por ejemplo, podemos decir que no tiene mucha fuerza de voluntad.

La fuerza de voluntad nos permite proceder con auto control en determinadas situaciones.

La fuerza de voluntad puede estar relacionada a cómo reaccionamos en situaciones conflictivas, por ejemplo. Si podemos evitar reaccionar de forma violenta, ignorar un insulto o refrenar algún impulso incorrecto. Cuando demostramos cierto auto control de nuestra parte se puede decir que tenemos fuerza de voluntad.

El contar con fuerza de voluntad quiere decir que sabemos cómo actuar y desenvolvernos de manera sensata. La fuerza de voluntad se traduce en no dejarnos llevar por pensamientos, emociones e impulsos momentáneos. Representa ser capaces de desenvolvernos y comportarnos adecuadamente.

Aunque la fuerza de voluntad dicho de esta manera no parece algo tan complicado, no todas las personas suelen dominarla. Es una cualidad remarcable que no todas las personas comparten. Algunas personas tienen mayor disposición y les resulta sencillo auto controlarse, otras deben practicarlo y esforzarse para lograrlo. Y en algunas otras personas es algo casi imposible.

Características de la fuerza de voluntad

Debido a que la fuerza de voluntad involucra el auto control, reprimir impulsos y evitar tentaciones, puede verse como una forma de privación. Personas que se caracterizan por ser desenvueltas o liberales prefieren dejarse llevar. Ven en la fuerza de voluntad una represión, una limitación, una forma de restringir la libertad propia.

Sin embargo, la fuerza de voluntad no se trata de reprimirse a uno mismo de forma negativa. Muchas veces consideramos no hacer alguna cosa porque es mejor para nosotros o para lo que deseamos alcanzar. Es una práctica de templanza, la habilidad de poder cumplir una meta propuesta que nos satisface lograr.

Algunos especialistas en la conducta humana determinaron que las personas que muestran auto control se encuentran más satisfechas con sus vidas. Argumentaron este dicho mencionando que el auto control repercute en la forma en que nos sentimos. Demostrar cierto auto control puede lograr que nos sintamos satisfechos y de buen ánimo.

Parte del estudio que llegó a la misma conclusión antes mencionada, recalcaba sus hallazgos sobre las personas con auto control. Señalaron que el auto control no tenía que ver con resistir tentaciones sino más bien evitarlas. De esta manera no les surgían dilemas a la hora de elegir qué hacer, no experimentaban emociones negativas ni se frustraban.

Sinónimos de fuerza de voluntad

auto control

Formato para citar (APA)

“Fuerza de voluntad” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/fuerza-de-voluntad/ [Consultado: ].