Seba

La palabra Seba hace referencia a un símbolo que se usaba en el arte egipcio para representar las estrellas. En este sentido, cabe remarcar que la civilización egipcia tenía grandes conocimientos en materia de estrellas y constelaciones. Y por eso no era de extrañar que usaran este símbolo para decorar sus templos o el interior de las tumbas.

De esta manera, el seba era un jeroglífico egipcio que usaban tanto en la escritura como en el arte ornamental. Según la mitología egipcia, las estrellas habitaban el inframundo, o Duat como le decían, además del cielo. Así, de acuerdo a esta creencia, las estrellas descendían al inframundo acompañando al Sol todas las noches.

Y con respecto a esta creencia, solían identificar al inframundo con el símbolo de una estrella encerrada en un círculo. Por otra parte, el símbolo seba solía utilizarse también para representar las constelaciones o los dioses estelares. A las estrellas se las denominaba “discípulos de Osiris” en la mitología egipcia.

El seba era el jeroglífico egipcio para referirse a las estrellas, constelaciones y hasta el universo.

Esta asociación entre las estrellas y Osiris tenía que ver con que las identificaban como las almas de los muertos en el inframundo. Sin embargo, el principal uso de este símbolo egipcio se asociaba con el universo en general y con las estrellas y constelaciones. Es allí donde los egipcios creían que vivían los dioses que adoraban.

Tal como hemos mencionado, los egipcios contaban con muchos conocimientos en materia de astronomía. Acostumbraban a observar las estrellas para hacer predicciones referidas a posibles inundaciones del Río Nilo, por ejemplo. Su interés por la astronomía surgió de la necesidad de registrar ciertos momentos del año propicios para la agricultura.

Así crearon su calendario que contaba con 12 meses de 30 días, tres estaciones de cuatro meses y 5 días extra a final del año. Aunque en esencia suena parecido al calendario gregoriano, no contaban con el día extra del año bisiesto. Por esta razón, perdían un día cada cuatro años que afectaba sus predicciones.

La cultura egipcia y las estrellas

Además de lo que ya hemos mencionado sobre astronomía egipcia, cabe mencionar la alineación de las pirámides. Las pirámides egipcias se encuentran alineadas con la estrella polar, más específicamente la pirámide de Guiza. Esta pirámide se alineaba directamente con Thuban, la estrella polar de esa época, esto les permitía predecir el comienzo de las estaciones.

En cuanto a la pirámide de Amon-Ra en Karnak, esta se encontraba alineada para indicar la salida del sol durante el solsticio de invierno. Durante este evento se iluminaba todo el corredor de la pirámide que permanecía a oscuras el resto del año. Algo parecido sucedió con el Templo de Ramses II que solo recibía luz en su interior dos días al año.

Otras prácticas astronómicas destacadas de los antiguos egipcios se encuentran en fuentes jeroglíficas, inscripciones monumentales, papiros y textos. Incluso podemos mencionar sus diagramas celestes, sus relojes estelares y cómo trazaron sus monumentos. Esto último ya lo hemos mencionado en la forma en que alineaban sus construcciones con las estrellas y los astros.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.