Eudemonismo

El concepto de eudemonismo pertenece a la rama filosófica de la ética y se refiere a todo aquello que produce felicidad. Esta palabra deriva del término eudaidomina del griego que significa felicidad. De esta manera podemos definir al eudemonismo como una ética filosófica que promueve todo aquello que hacemos para alcanzar la felicidad.

Podemos definir al eudemonismo tanto como un concepto filosófico así como una corriente de la ética. En cualquiera de los casos, este concepto hace referencia a todas aquellas acciones que efectuamos para alcanzar la felicidad. Esto significa que todas esas acciones y actividades se realizan con ese objetivo y califican como eudemonismo sin importar el resultado.

Teniendo en cuenta esto podemos afirmar que la tesis central de esta corriente ética se basa en la búsqueda de la felicidad por parte del ser humano. Según esta corriente, la felicidad se toma como un bien máximo o supremo que anhelamos alcanzar en la vida. Por esta razón, todos los seres humanos aspiran alcanzar ese estado de felicidad y su conducta apunta a ello.

El eudemonismo es la corriente ética que promueve lo que hacemos en pos de la felicidad.

Aunque en un principio esta corriente aprueba lo que hacemos con tal de alcanzar la felicidad, no hay que olvidar el sentido común. Esto implica que nuestras acciones deben amoldarse a las costumbres, la moral y las reglas del entorno social. La propia ética parte del conocimiento de las normas y el sentido moral que hemos incorporado en la sociabilidad.

Siguiendo con esta idea, la ética presupone que nosotros sabemos lo que está bien y mal y nuestra felicidad debe respetar eso. Además, el eudemonismo sostiene que al buscar nuestra felicidad también consideremos el bienestar general. En este sentido, nuestra búsqueda de la felicidad no debería depender del sufrimiento de otros.

Por otra parte, la máxima que aporta el eudemonismo sugiere que la felicidad se logra actuando de forma natural. Esto quiere decir que si nos comportamos naturalmente es más probable que encontremos la felicidad. El comportamiento natural, en este sentido, combina tanto nuestros instintos, nuestra razón y el factor social.

Aspectos y factores del eudemonismo

Así como debemos actuar de forma natural para alcanzar la felicidad, podemos analizar en qué consisten los factores de esta conducta. En primer lugar tenemos un factor animal o instintivo que corresponde con lo físico. Luego le sigue el factor racional que tiene que ver con el conocimiento, cultivar la mente. Por último se encuentra el factor social que es donde se concentra finalmente la propia felicidad.

La felicidad puede ser un concepto más complejo de definir; podemos tomarlo como un estado de ánimo, un objetivo, o un sentimiento de dicha. En cierta manera, la felicidad se asocia con el placer, con la alegría y otras emociones positivas. El eudemonismo considera a la felicidad como algo material, ya que podemos obtenerla a través de bienes.

Si consideramos lo que apoya y promueve el eudemonismo, podemos asociarlo con otras corrientes y doctrinas filosóficas. Algunas de esas corrientes son la Doctrina Estoica, el Hedonismo y el Utilitarismo. Dichas corrientes también persiguen la felicidad o el placer, aunque tienden a moldear las normas morales para conseguir lo que se proponen.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *