7 pecados capitales

En la religión cristiana se enseña un tipo de moral y conducta a seguir por parte de sus creyentes. Así, el cristianismo clasifica una serie de vicios a los que designa como pecados capitales. Se los llama capitales por el hecho de que son disparadores de otros pecados.

Los pecados o vicios capitales se caracterizan por ser fuentes de tentación. Tentaciones en las que los hombres tienden a sucumbir y los lleva a seguir pecando. Así un pecado capital se considera desde la religión como la puerta de entrada a pecados cada vez más graves.

La iglesia puede clasificar estos pecados siguiendo las enseñanzas de algunos de sus santos. Aunque, en algunas ocasiones, se conoce a estos pecados por la virtud que corrompen.

7-pecados-capitalesLos pecados capitales son vicios que llevan a otros pecados

Así los pecados capitales son aquellos que al cometerse producen mayor inclinación a cometer otros. Los pecados capitales según la Iglesia son los siguientes: pereza, gula, ira, envidia, lujuria, avaricia y soberbia.

La clasificación que hoy conocemos de los pecados capitales tuvo un proceso largo en la historia. En un principio costó identificarlos ya que no figuran de manera explícita en la Biblia. Pero se recurrió a otras fuentes y obras de carácter eclesiástico para poder delimitarlos y definirlos.

En la historia del cristianismo, la mayoría de los autores religiosos contaban con ocho pecados capitales. El monje griego Evagrio Póntico, por ejemplo, listaba ocho vicios que dividía en dos categorías. Aquellos que eran irascibles (orgullo, pereza, tristeza e ira) y los que tenían que ver con el deseo de posesión (avaricia, vanagloria, lujuria, gula y ebriedad).

Clasificación de los pecados capitales

Si bien los antiguos pensadores religiosos consideraban 8 vicios capitales, desde el siglo VI se los redujo a los 7 que hoy conocemos. Fue el papa Gregorio Magno el encargado de revisar la lista y proponer la clasificación más conocida.

  1. Lujuria: La lujuria es el tipo de vicio o pecado relacionado con un alto deseo sexual. La lujuria puede llevar a cometer pecados como la violación o el adulterio.
  2. Gula: Se relaciona con la glotonería y se refiere tanto a una ingesta desmedida de comida como de bebida. La gula puede contener actitudes autodestructivas.
  3. Avaricia: Este pecado tiene que ver también con la demasía de querer algo. La avaricia es el ansia continua por obtener más riquezas. Las personas que son avaras tienden a cometer otros pecados como robar o traicionar a otros para enriquecerse.
  4. Pereza: Anteriormente este pecado se consideraba como tristeza. Es el pecado más abstracto de todos. Se lo relaciona con la dejadez y el desgano a la hora de cumplir las obligaciones personales.
  5. Ira: Este pecado se relaciona con el enojo y puede llevar a cometer actos violentos. Cuando las personas están enojadas o sienten un fuerte odio hacia algo tienden a canalizar esa rabia en forma de violencia.
  6. Envidia: Este pecado incurre cuando se desea algo que tienen los demás. Es semejante a la avaricia aunque no se relaciona solo con las riquezas.
  7. Soberbia: Se tiende a considerar este pecado como el principal de los capitales, a partir de él se cometen los otros. La soberbia es una autoestima sobrevalorada, cuando alguien se considera superior en todo.