Saltar al contenido

Dualidad

La dualidad se refiere a la convivencia de dos carácteres o fenómenos diferentes en una misma cosa o persona. De esta manera, la dualidad suele considerarse como algo particular en esos casos. Esto se debe a que, por lo general, resulta bastante extraño que algo o alguien presente características diferentes u opuestas a la vez.

Cuando una persona resulta ser dual puede llegar a ser considerada como alguien impredecible y hasta poco fiable. Un ejemplo de alguien dual sería el que en su trabajo se comporta de una manera amable y dispuesta, pero que en su vida personal es hosca e irresponsable. Aunque también cabe mencionar que las personas no siempre son una cosa determinada.

Por otra parte, el concepto de dualidad conforma una doctrina perteneciente a los ámbitos de la filosofía y la teología. Aquí consideran al dualismo como la doctrina que confirma la existencia de principios que resultan antagónicos e independientes. El mejor ejemplo de dualismo se encuentra con las nociones del bien y el mal, pero también podemos mencionar lo material y espiritual o bien el realismo y el idealismo.

La dualidad se refiere a la coexistencia de dos cosas distintas u opuestas.

Platón fue el primer filósofo en exponer la cuestión del dualismo en esta disciplina. Este filósofo griego sostenía que existen dos realidades: una que resulta sensible y cuenta con imperfecciones, y otra realidad perfecta construida a partir de las ideas. Lo que se puede resumir con conjuntos de dualidades, lo material y lo ideal, el cuerpo y el alma.

La idea de dualidad también es retomada por la filosofía china con un carácter central. Aquí, el mejor exponente de dualidad de esta filosofía oriental se resume en el símbolo del yin y el yang. A través de este símbolo, la filosofía china resume todas las dualidades existentes en el universo.

Además, cabe mencionar que la noción que propone el yin y el yang puede trasladarse a cualquier situación. En este sentido, el yin y el yang afirma que siempre hay algo malo en lo bueno y algo bueno en lo malo. Lo que significa que nada es completamente blanco o negro, bueno o malo.

El dualismo en la filosofía

Antes mencionamos las ideas de Platón sobre las realidades que existen y sus pares de dualismos. Como Platón distinguía entre el mundo material y el ideal, consideraba que el cuerpo pertenecía al primero y el alma al segundo. También mencionaba que al nacer, el alma de las personas se encerraba en un cuerpo imperfecto destinado a perecer eventualmente.

Más tarde, Aristóteles vino a contradecir las propuestas de Platón afirmando que cuerpo y alma conformaban una unidad indisoluble. Sin embargo, el debate sobre la materia y el espíritu es uno de los más importantes y permanentes de la filosofía. Ha sido retomado numerosas veces a lo largo de la historia y se han empeñado en distinguir uno del otro.

Relacionado en cierta forma con esto se encuentra el concepto de dualismo teológico que habla del principio divino. Este principio afirma la existencia del bien asociado con la luz y de su opuesto, el mal y la oscuridad. Según el dualismo teológico, el bien es creado por Dios, mientras que el mal se atribuye al diablo. Esto supone que tanto el bien y el mal son ajenos al hombre.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.