Saltar al contenido

Daruma

La palabra daruma hace referencia a uno de los amuletos japoneses, también conocido como muñeco de los propósitos. Estos muñecos suelen estar hechos a mano y se caracterizan por ayudarnos a conseguir todo lo que nos propongamos. Además se trata de un amuleto motivador porque nos incentiva a buscar nuestra suerte y conseguir nuestros objetivos.

Con respecto a esto último, el daruma nos motiva y nos brinda las fuerzas para trabajar en pos de nuestros propósitos. Los japoneses tienen por costumbre regalar estos muñecos para que el agasajado cumpla sus propósitos. En este sentido, se suelen regalar estos muñecos en Año Nuevo, en cumpleaños o en caso de nuevos proyectos.

Además, también se suelen autoregalar estos muñecos en cualquier momento para motivarnos a cumplir objetivos y propósitos. Lo significativo del daruma es que nos ayuda con los propósitos que dependen de nuestra dedicación y trabajo. Son cosas realistas y posibles de alcanzar que quizás necesitan un empujoncito extra de voluntad.

El daruma es un amuleto japonés que nos ayuda a cumplir un propósito.

En este sentido, podríamos decir que el daruma sigue cierta filosofía sobre lo alcanzable y posible que es el éxito. Así, el daruma representa esa posibilidad cuando nos proponemos algo importante y tenemos la determinación de lograrlo. Por todo esto, el muñeco daruma es uno de los amuletos japoneses más conocidos y representativos de su cultura.

Siguiendo con las costumbres del daruma, una vez que nos hemos propuesto algo debemos pintar uno de los ojos del muñeco. Luego tocar trabajar en pos de ese objetivo o propósito, el amuleto actúa como motivador extra. Una vez conseguimos el objetivo debemos pintarle el otro ojo a modo de agradecimiento.

El ritual del daruma no solo nos motiva a alcanzar nuestros propósitos sino que nos acompaña en el proceso. Por lo que al pintar el último ojo nos llena de satisfacción por haber acabado el trabajo propuesto. De esta manera, el daruma se convierte en una representación material del objetivo que nos propusimos, sirve de motivador y recordatorio.

Rituales y simbolismos

Los japoneses tienen la tradición de devolver los darumas terminados durante los últimos días del año o al principio del siguiente. Esto se debe a que se realiza una ceremonia ritual en el templo denominada Daruma Kuyo donde se queman estos amuletos. Así, esta ceremonia es una forma de expresar gratitud por la ayuda que nos prestó el daruma.

Durante este momento también suelen aprovechar para comprar nuevos amuletos e incluso comenzar con un nuevo propósito. El muñeco daruma está diseñado en base a la imagen del monje Bodhidharma, el fundador del budismo zen. Según la leyenda, este monje logró alcanzar la iluminación después de meditar en una cueva durante 9 años.

Los muñecos daruma suelen estar hechos en papel maché y tienen una forma redondeada particular. Con esto nos referimos a su capacidad para no caerse aunque lo movamos, no importa lo que le hagamos siempre vuelve a su misma posición. Esto es un símbolo de esfuerzo y perseverancia, muy relacionado con la finalidad de este amuleto.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.