Paciencia

Otra palabra cuyo origen se encuentra en el latín, patientia. La palabra paciencia describe la capacidad de un individuo para soportar, tolerar y resistir determinadas situaciones sin caer presa del nerviosismo o perder la calma. Una persona paciente es aquella que no se altera y puede seguir trabajando para llegar a un objetivo aún frente a las adversidades y pese a que haya que esperar un tiempo largo para disfrutar de los frutos del éxito.

Cuando una situación o una persona acaban con la paciencia de alguien, es porque el sujeto ha llegado a un nivel de hartazgo que ocasiona mal humor y la imposibilidad de soportar la realidad que le toca vivir. Hay diferentes consecuencias ante el acto de perder la paciencia, desde actitudes violentas hasta el alejamiento o simplemente rendirse y dejar de intentar aquello que se trataba de conseguir.

Paciencia

Paciencia

También se habla de paciencia como la cualidad de aprender a esperar a alguien o algo sin molestarse durante la espera. “Tuve mucha paciencia y esperé a que me ascendieran”. Paciencia puede remitir a la capacidad de llevar adelante distintas tareas y objetivos sin que la ansiedad arruine el resultado. “Con mucha paciencia logramos organizar los 2.000 libros que había en la biblioteca familiar”. Finalmente se utiliza el término paciencia para remarcar la lentitud con la que se lleva a cabo una actividad que requiere precisión y minuciosidad. “Si quieres decorar bien una torta, hay que tener mucha paciencia”.

En la definición de la RAE, paciencia también tiene otros dos significados muy diferentes a los que venimos explicando. Se habla de paciencia como el nombre del borde inferior de las estructuras de las butacas de coro; cuando está levantado, la paciencia permite que los que están parados tengan un espacio para apoyarse. La otra definición es la que entiende paciencia, a nivel gastronómico, como un bollo de apariencia redonda y tamaño diminuto. Se prepara con harina, huevos, almendras y azúcar.

Un error que suele repetirse en la actualidad, es el de confundir la paciencia con una actitud pasiva. Las personas pacientes no carecen de compromiso por la vida. En realidad, la paciencia es un término que es sinónimo de fortaleza y de perseverancia, de seguir adelante y esperar, pero siempre actuando para conseguir un objetivo. La pasividad, en cambio, implica rendirse y no llevar a cabo ningún proyecto, simplemente esperar que las cosas se den por sí mismas. En este sentido son conceptos antagónicos.

La paciencia implica también la capacidad de considerar hechos y variables que para otras personas más ansiosas quizás pasan desapercibidos. Un sujeto impulsivo quiere llegar cuanto antes a su objetivo, pero en el camino puede saltearse pasos importantes o afectar a personas por sus descuidos. Aquellos que tienen paciencia pueden analizar con cuidado todo a su alrededor, y cuando finalmente obtienen su objetivo lo hacen de manera eficaz, aprovechando al máximo los recursos que tienen a su alcance.

Sinónimos de paciencia

tolerancia, temple, aguante, mansedumbre, perseverancia

Antónimos de paciencia

desasosiego, intranquilidad

Formato para citar (APA)

“Paciencia” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/paciencia/ [Consultado: ].