Enajenación

La enajenación es la acción de ceder, donar o vender el derecho o dominio que alguien tiene sobre un bien o propiedad. También puede referirse a una pérdida temporal de la razón o los sentidos debido a un fuerte sentimiento de dolor, enfado o miedo. De esta manera, la palabra enajenación puede ser usada en un sentido jurídico así como para describir el estado de algo o alguien.

Desde una perspectiva jurídica, el término enajenación hace referencia a la transferencia de un derecho o patrimonio. Como tal, esta enajenación puede darse en un modo amplio o en un modo estricto. En el primer caso sucede cuando la transferencia del derecho o dominio se hace entre dos patrimonios. El sentido estricto, por su parte, es el que se refiere al derecho real de dominio únicamente.

Este concepto de enajenación surge como la consecuencia jurídica de la obligación de dar. Es decir, cuando se pretende establecer un derecho real a favor de alguien o transferir un dominio surge la enajenación de los mismos. En estos casos de enajenación, esta acción puede afectar tanto a la cosa entera como a una parte de la misma.

Enajenación es la acción de ceder o vender un derecho o propiedad legalmente.

La manera en que afecta al derecho o patrimonio la enajenación depende de cada caso particular y de las características del objeto en cuestión. Algunas cosas enajenables pueden ser divisibles materialmente sin perder utilidad. En estos casos también es importante que el que dispone de esa cosa sea el titular único que tiene derecho sobre la misma.

Un ejemplo fácil de enajenación ocurre cuando alguien le vende su auto a otra persona. En estos casos se produce una enajenación en sentido estricto y amplio ya que se transfiere el derecho de dominio sobre ese auto de un patrimonio a otro. En cambio, si hacemos un derecho real de prenda sobre ese auto a favor de otra persona, la enajenación es en sentido amplio.

Es importante distinguir los tipos de enajenación y los diferentes casos en que se puede aplicar. Esto sirve para conocer las prohibiciones que existen en cuanto a enajenación y las distintas garantías que se pueden instaurar. Además es importante considerar que la facultad de disposición es un factor fundamental del dominio.

Otros conceptos de enajenación

Hemos señalado lo que significa la enajenación desde un sentido jurídico, aunque también es un concepto utilizado en el Derecho penal. En este caso, la enajenación se refiere a una pérdida de los sentidos debido a un fuerte dolor, a ira o miedo. Así, alguien enajenado es una persona que no está en sus cabales o en pleno uso de sus facultades por alguna razón.

La palabra enajenación deriva del término inalienare del latín que significa enajenar. Se trata de una palabra que puede tener diferentes significados según el uso que se le de y puede referirse a una transferencia o al estado de una persona, por ejemplo. En este último caso, alguien enajenado es alguien que se encuentra fuera de sí debido algo que lo asombró, asustó o entorpece sus sentidos.

Así, una persona puede enajenarse cuando sufre una experiencia traumática que lo deja en estado de shock. En esos casos, la persona puede actuar de diferentes maneras como paralizarse, reaccionar de forma violenta o hasta actuar sin darse cuenta. También puede experimentar pérdida de alguno de sus sentidos, de la razón o incapacidad para hablar y expresar sus emociones.

Formato para citar (APA)

“Enajenación” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/enajenacion/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *