Relación de pareja

Una relación de pareja es una asociación entre dos personas que mantienen un nexo en el que los sentimientos son la unión. Por lo general esta se sienta a partir de que ambos integrantes se conocen y se atraen entre sí, es de suma importancia que ambos tengan planes en común que quieran concretar a partir de dicha unión, cuando esto no sucede las relaciones se convierten en pasajeras y no suelen se fructíferas.

Es necesario distinguir que algunas relaciones de parejas suelen tornase en tóxicas debido al grado de dependencia que generan entre las personas intervinientes, incluso muchas de estas cuando se sostienen en el tiempo suelen incrementar el grado de violencia partiendo de la violencia psicológica a la violencia física. Cuando alguien se encuentra en presencia de cualquier situación que tienda a tomar este rumbo es necesario no callar, pedir ayuda a los familiares, amigos y a las autoridades competentes.

Sin embargo cuando en la relación de pareja cuando las cosas van bien se puede encontrar un apoyo incondicional, un amor indescriptible, y un compañero/ a de por vida. En tiempos antiguos las relaciones de parejas eran poligamias en la actualidad hay una tendencia cada vez más creciente a la monogamia.

pareja Relación de pareja

Para los seres humanos son indispensables las relaciones humanas aunque las relaciones de pareja tienen eso que las otras relaciones muchas veces no tienen, las personas que poseen una relación se unen a la otra por voluntad propia y por amor. Aunque en ocasiones algunas diferencias o discusiones puedan surgir lo indispensable es el otro y el amor de ambos.

El pilar: la comunicación

Para que una relación de pareja perdure en el tiempo el pilar indispensable además del amor que antes mencionamos es la comunicación. Cuando surge algún problema cotidiano sentarse y hablar de como solucionar las cosas ahorra en múltiples casos dolores de cabeza y discusiones por anticipado.

El sexo

Anteriormente este era un tema tabú en la sociedad y en ocasiones se llegaba al matrimonio sin haber conocido demasiado sobre el tema ni a la otra persona, en especial las mujeres, quienes muchas veces contraían matrimonios arreglados con anterioridad y con hombres mayores, impidiendo que el sentimiento fuera la causa del acto sexual.

Es aquí donde las relaciones después de algún tiempo solo tenían encuentros con el objeto de procrear o bien de cumplir la obligación matrimonial con el cónyuge.

En la actualidad esto se ha flexibilizado mucho en cierto punto para mejor, debido a que hoy cada vez es menor la cantidad de parejas que se unen por obligación. Esto permite conocerse mejor antes de enfrentar ciertos compromisos con el otro, pudiendo de esta forma lograr una conexión más intrínseca.

Seguir adelante

Los tropiezos, las discusiones y distanciamientos temporarios son muchas veces inevitables, porque somos seres humanos y en el roce diario el carácter, el estrés y la rutina suelen ser los peores enemigos. Es indispensable poner voluntad de ambas partes para seguir adelante y recuperarse de estas pequeñas circunstancias, es gracias a estas situaciones de tensión en donde la pareja puede salir fortalecida.