Autodominio

El autodominio es la capacidad que nos permite ejercer control o dominio sobre nosotros mismos. Se trata de la capacidad con la que cuentan los humanos para poder controlar sus emociones e impulsos en diferentes situaciones. Ciertas situaciones de la vida pueden hacernos perder la paciencia, pero si tenemos suficiente autodominio sabremos manejar las situaciones con calma.

Algunas situaciones específicas, hechos concretos o situaciones diarias pueden disparar ciertos impulsos o emociones. Esto significa que aquellas personas que no tienen suficiente autodominio pueden actuar de forma precipitada. Por lo general, carecer de autodominio nos lleva a reaccionar de forma exagerada o hasta violenta.

De esta manera, aquellos que son capaces de dominar sus emociones actuarán de forma serena en situaciones críticas. Las personas que tienen autodominio de sí mismas pueden mantener la calma y actuar de forma racional. Es una capacidad necesaria a la hora de lidiar con contratiempos y problemas a lo largo de nuestra vida.

El autodominio es la capacidad para controlar nuestras emociones.

Al trabajar en nuestro autodominio desarrollamos otras capacidades y virtudes como la comprensión y la paciencia. Nos permite interactuar de forma civilizada con los demás y establecer relaciones interpersonales sólidas. El autodominio también nos sirve para establecer nuestro temperamento, es decir si somos calmados o propensos a tener mal genio.

Saber controlar nuestras emociones e impulsos nos sirve para evitar reacciones explosivas ante los posibles contratiempos que puedan surgir. Aunque suena fácil decirlo, el autodominio no es tan sencillo de lograr y continuamente debemos trabajar en él. Para cultivar un buen autodominio se suelen aplicar algunas reglas y técnicas que prueban nuestra resistencia ante diversos estímulos.

Esta es una capacidad positiva que nos empuja a cambiar ciertos rasgos de nuestro temperamento para lograr una conducta positiva. El proceso para conseguir dicho autodominio nos depara ciertos obstáculos con miras a lograr un buen resultado. Esto nos permitirá conseguir un mejor autodominio tanto de nuestras emociones como de nuestro comportamiento.

Aspectos y beneficios del autodominio

Mencionamos lo difícil que puede resultar el proceso para lograr un buen autodominio de nosotros mismos. También es importante señalar que, una vez trabajada esta capacidad, enfrentaremos situaciones de crisis con un nuevo enfoque. El autodominio nos permitirá analizar la situación de forma más objetiva e identificar lo que resulta verdaderamente importante.

Para conseguir el autodominio es importante no forzar nuestro cuerpo ni nuestra mente. Las personas que mejor autodominio tienen son capaces de actuar de forma relajada y serena ante problemas y contratiempos. La forma en que nos comunicamos en esos casos también es importante, la tranquilidad es la clave del autodominio.

Antes mencionamos que en el camino del autodominio también cultivaremos nuestra paciencia. Esta virtud es fundamental para conseguirlo porque nos permite aceptar y perdonarnos a nosotros mismos primero y a los demás luego. También juega un rol importante la inteligencia emocional, tener autodominio no significa reprimir nuestras emociones sino más bien saber cómo controlarlas y canalizarlas correctamente.

Ejemplos de usos de autodominio

  • “Ayer discutí con mi madre, pero gracias a mi autodominio la cosa no pasó a mayores.”
  • “Admiro el autodominio que demuestras cada vez que el jefe te subestima.”
  • “Mi psicóloga está encantada con el autodominio que conseguí para no llorar cada vez que tocamos temas delicados en las sesiones.”

Formato para citar (APA)

“Autodominio” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/autodominio/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *