Saltar al contenido

Mjolnir

El Mjölnir es el nombre del martillo del dios Thor en la mitología nórdica. Como tal, el Mjölnir es una poderosa arma destructiva que también se ha descrito con forma de garrote, hacha o mandarria. La palabra Mjolnir significa demoledor y, según la mitología, este martillo fue forjado por los enanos Sindri y Brok.

Siguiendo con el mito, los forjadores del martillo se lo obsequiaron al dios Thor junto con el poder de pulverizar. De ahí deriva en parte del nombre de este martillo, ya que Mjolnir es una palabra compuesta cuyos términos hacen referencia a las acciones de aplastar y moler. Por ello no es de extrañar que el Mjolnir contará con diferentes poderes y capacidades especiales.

De esta manera, el Mjolnir era capaz de demoler montañas así como provocar rayos y truenos con solo un toque. El Mjolnir tenía la capacidad de reducir su tamaña para que Thor lo guardara y lo pudiera usar cada vez que lo necesitaba. También tenía características similares al boomerang ya que al lanzarlo le volvía a Thor.

El Mjolnir es el martillo del dios nórdico Thor.

Además se le atribuía al Mjolnir la capacidad de dar vida. Según la mitología nórdica podía devolverle la vida a las cabras que tiraban el carro de Thor a partir de sus huesos. A pesar de la cristianización de los pueblos nórdicos, guerreros y marineros seguían invocando el poder de Thor.

Debido a estas capacidades y poderes tan notables, el Mjolnir le permitió a Thor enfrentarse a sus enemigos. Entre ellos se cuenta el ayudarlo a enfrentarse con gigantes y con la serpiente del mundo así como frenar a dioses enemigos. Por otro lado, el Mjolnir podía adoptar tres formas diferentes.

Una de las formas que adoptaba el Mjolnir era la denominada finesa que se parecía a un hacha con el borde curvo. También se encuentra la forma sueca que se parecía a un martillo y es la más conocida y popular. Por último estaba la forma de cruz invertida que también se asocia a la forma finesa.

Origen del Mjolnir

De acuerdo a la mitología nórdica, el origen del martillo de Thor surgió a causa de una broma de Loki, el dios del engaño. Todo empezó cuando Loki le cortó el cabello a Sif, la esposa de Thor lo que hizo que ambos dioses se enfrentaran. Pero Loki prometió que a Sif le crecería cabello de oro junto con obsequios para Odín y Freyr a modo de disculpa.

Loki recurrió a los elfos oscuros hijos de Ivaldi para encargarles estos obsequios y luego se mofó diciendo que ningún enano lograría un trabajo mejor. Junto con estas afirmaciones apostó su cabeza, apuesta que aceptaron los enanos Sindri y Brok. Debido a esta apuesta el trío de dioses perjudicados recibieron obsequios hechos por los elfos y por los enanos.

De esta manera, Loki obsequió a Thor con las trenzas de oro para Sif junto con un barco mágico que podía encogerse y tenía el viento a su favor siempre; a Odín le obsequió el Gungnir. Los enanos, por su parte, obsequiaron a Odín con el anillo draupnir, a Freyr el Gullinbursti y a Thor el Mjolnir. Así, el Mjolnir terminó siendo el mejor obsequio gracias a sus características y poderes.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.