Saltar al contenido

Misofonía

La misofonía, también conocida como síndrome de sensibilidad selectiva al sonido, es un tipo de trastorno mental. Así, la misofonía es el trastorno mental que sufren las personas que odian ruidos determinados. Entre los ruidos más comunes incluidos en este trastorno se encuentran los chasquidos, el ruido al comer o el ruido de la tiza sobre el pizarrón.

Las personas que sufren misofonía suelen experimentar ansiedad, estrés, ira, irritación y hasta rabia al escuchar estos sonidos. También se cree que la agresividad puede ser mayor según el lazo emocional que lo vincula a las personas. En este sentido, si un ser querido hace estos ruidos en presencia de la persona que sufre misofonía este puede reaccionar de forma violenta.

Por lo general, quienes padecen este trastorno buscan camuflar ciertos ruidos molestos con música o bien evitarlos. Cuando los ruidos resultan demasiado molestos o el malestar que sienten es demasiado, las consecuencias pueden ser graves. En estos casos, la persona que sufre misofonía tiende a aislarse y evitar tener relaciones sociales.

La misofonía es un síndrome de sensibilidad e intolerancia hacia ciertos sonidos.

Además del aislamiento y la conducta antisocial, suelen resultar desagradables o demasiado susceptibles ante otras personas. Por otra parte, cabe mencionar que se trata de un trastorno psíquico bastante reciente que aún no se termina de calificar. Sin embargo, este concepto sirvió para darle un nombre a los síntomas y efectos que padecían las personas desde hace tiempo.

A pesar de lo novedoso de este trastorno y su falta de calificación, es importante acudir a un especialista para diagnosticar con exactitud. Esto también sirve para determinar la gravedad del trastorno ya que cuenta con diferentes grados. Una correcta evaluación de la misofonía puede ayudar a identificar en cuál de los 11 niveles se presenta.

Para el diagnóstico se procede a evaluar los sentimientos que experimenta el paciente al exponerse a determinados sonidos. No se conocen las causas de este trastorno, aunque los especialistas opinan que la misofonía depende más del contexto que de los sonidos en sí. En este sentido, un mismo ruido puede molestar o no al afectado dependiendo de la circunstancia en que sucede.

Características y síntomas

Además de depender de la circunstancia y el contexto, el rechazo por estos sonidos le provocan incomodidades fisiológicas a quienes sufren misofonía. Por lo que una de sus reacciones típicas ante sonidos molestos es sudar, irritarse o ponerse ansioso. Se cree que estas reacciones son producto de una asociación negativa provocando estas reacciones impulsivas al escuchar esos sonidos.

Algunos expertos consideran que este trastorno puede estar causado por daños en la corteza prefrontal. De todas maneras, la misofonía hace que quienes la padecen tengan una vida complicada. Actualmente no existe una cura para este síndrome, pero sí se recomienda tratarlo con terapia cognitivo conductual.

También se lo puede tratar con terapia de reentrenamiento en tinnitus para aumentar la tolerancia a ciertos ruidos. Hay quienes recomiendan hipnosis psicoterapéutica o respiraciones abdominales para aliviar los ataques de pánico. Otra recomendación es usar tapones para los oídos, pero este es solo un recurso provisorio ya que no soluciona el problema a largo plazo.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.