A largo plazo

La expresión a largo plazo se trata de la referencia temporal máxima utilizada en el ámbito financiero. Por lo general se usa esta expresión para señalar cuando un producto financiero ha superado su ciclo de explotación medio. También se emplea en casos de inversiones para hacer operaciones que se resolverán en un período largo de tiempo.

Aunque como ocurre con el plazo corto, el plazo largo no tiene un período de tiempo específico. Sin embargo, se lo considera por lo general como un período superior a los 12 meses y puede extenderse hasta 5 años. En el ámbito financiero podemos hablar de inversiones a largo plazo como las que se hacen en la Bolsa de valores.

Las inversiones en Bolsa se suelen realizar a corto o medio plazo, pero en cierta forma es menos riesgoso a largo plazo. Entre las estrategias sobre inversiones en Bolsa se recomienda invertir en empresas con valores bajos. Esto se debe a que se estima que esos valores pueden subir luego de un año.

El concepto a largo plazo abarca un período de tiempo mayor.

Otro tipo de inversión a largo plazo son las de fondos de pensiones o jubilación. Los trabajadores activos hacen aportes de dinero mensuales para su jubilación llegado el momento. Este es un perfecto ejemplo de inversión a largo plazo porque resulta seguro y no hay riesgos como en el ejemplo anterior.

Entre otras posibles alternativas de inversión a largo plazo se encuentra una denominada crowlending. El crowlending consiste en una especie de financiamiento o préstamos a distintas empresas. Una vez que estas empresas desarrollan sus productos o inician su actividad comienzan a devolver esos préstamos con intereses.

A la hora de invertir a largo plazo hay que considerar una serie de cuestiones sobre las posibles ganancias y pérdidas. Por eso, ante todo, se recomienda estudiar a conciencia el capital a invertir y las opciones disponibles. Se deben contemplar los pros, contras y riesgos de cada alternativa e invertir el dinero empleando el sentido común.

Consideraciones sobre las inversiones a largo plazo

Tal como su nombre lo indica, este tipo de inversiones nos aporta resultados o ganancias a largo plazo. En ciertos casos este período extendido suele ser beneficioso, rentable y acarrea menos riesgos que otras inversiones. Pero hay que tener justamente su extensión en cuenta, ya que no veremos resultados hasta que el plazo termine.

Sin embargo, aunque el largo plazo suena un tanto vago, por lo general el período de tiempo se define al momento de concretar la operación. Esto forma parte de los términos y condiciones de dicha inversión y se pone un plazo límite. Las inversiones a largo plazo pueden pautarse a un año, 5 o hasta 10 años inclusive.

Antes mencionamos que una inversión a largo plazo muy común son los aportes que hacemos para la jubilación. Otro ejemplo de inversión a largo plazo sería crear una cuenta de ahorro o un plazo fijo. Los plazos fijos se pueden realizar a 30 o 60 días generalmente y aportan una tasa de intereses porcentual en base al dinero invertido.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *