Onomatopeya

Se conoce por onomatopeya a la representación lingüística de un sonido natural o ruido atmosférico. La palabra onomatopeya deriva del término onomatopoeia del latín y se refiere a una representación o imitación lingüística de un sonido. Cuando reproducimos o imitamos el cantar de los pájaros o el sonido de un vehículo estamos usando una onomatopeya.

La particularidad de la onomatopeya es que busca recrear ese sonido con las letras de nuestro alfabeto. Así, por ejemplo, es muy común que al ladrido de un perro lo identifiquemos como “guau”. Otros ejemplos incluyen el “boom” que atribuimos a una explosión o el “tic tac” de las agujas del reloj.

Estos recursos lingüísticos se encuentran presentes en todos los idiomas con algunas variaciones o modificaciones. No hay que olvidar que se trata de imitar un sonido o un ruido con los vocablos disponibles de cada lengua. También hay que considerar que no todos los sonidos y/o ruidos pueden ser traducidos fonéticamente.

La onomatopeya es la imitación lingüística de un sonido o ruido.

Una de las lenguas más ricas en onomatopeyas es quizás el idioma japonés que las incluye en el habla cotidiana. Esta lengua utiliza onomatopeyas constantemente para enriquecer las acciones que realizan o describir cosas o sonidos. Los japoneses cuentan, por ejemplo, con al menos 17 onomatopeyas que describen la acción de caminar.

Si bien las onomatopeyas se utilizan comúnmente para describir estos sonidos, su uso puede ser incluso más ilustrativo. En el ámbito literario, las onomatopeyas permiten representar mejor una escena o un momento. Usar onomatopeyas en literatura ayuda al lector a compenetrarse en lo que está leyendo e imaginar mejor lo que pasa.

Siguiendo con el enfoque literario, este género se permite licencias más ricas con el uso de onomatopeyas. Se las puede describir mejor, utilizar metáforas que nos ayuden a imaginar el sonido. Un recurso muy utilizado en literatura referente a las onomatopeyas es describir dichos sonidos con verbos o adjetivos representativos.

Tipos y características de las onomatopeyas

Generalmente las onomatopeyas más utilizadas y conocidas representan sonidos o ruidos como una especie de traducción literal. Sin embargo, también existen onomatopeyas visuales que se volvieron muy populares gracias al género poético vanguardista. Este tipo de onomatopeya se caracteriza por ser una metáfora gráfica o una especie de caligrama.

Las onomatopeyas auditivas son, sin lugar a dudas, las más conocidas y utilizadas. Se trata de palabras cortas y expresivas que intentan reflejar algún sonido o ruido. Este tipo de onomatopeya se utiliza mucho en historietas gráficas o cómics a modo de recurso o efecto sonoro.

La onomatopeya es considera un recurso o figura retórica que consiste en repetir sonidos lingüísticos que representan algo de la realidad. Para utilizar onomatopeyas en un texto escrito no es necesario usar comillas o cursiva. Si podemos utilizar signos de exclamación cuando el sonido representado es potente.

Ejemplos de onomatopeya

  • Crash (se usa cuando algo se rompe)
  • Bla bla (conversar o hablar)
  • Grrr (para representar un gruñido)
  • Jajaja (risas)
  • Ring (un timbre)
  • Shhh (pedir/hacer silencio)
  • Zzzz (alguien durmiendo)

Formato para citar (APA)

“Onomatopeya” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/onomatopeya/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *