Costumbres

Las costumbres son modos habituales de actuar que se establecen por tradición o repetición de las mismas acciones. Por esta razón podemos decir que las costumbres son hábitos que hemos incorporado y solemos reproducir en nuestras vidas. Así, podríamos poner como ejemplo: “Una de las costumbres de mi familia es comer pastas todos los domingos”.

También podemos señalar que las costumbres son prácticas sociales que tienen cierto arraigo entre los miembros de una comunidad. Aquí existen buenas costumbres que se encuentran aprobadas socialmente y malas costumbres que se consideran negativas. Por lo general, en las sociedades se trata de modificar o corregir las malas costumbres ya que son indeseadas.

Siguiendo la idea anterior, por lo general las leyes se encuentran en sincronía con las costumbres de una sociedad. Esto se da hasta tal punto que muchas costumbres se convierten en fuente del derecho. En estos casos, la constitución puede surgir de la aplicación previa o simultánea a las leyes en cuestión.

Las costumbres son hábitos propios de cada cultura.

Según la sociología, las costumbres forman parte de la cultura, son componentes culturales que se transmiten de una generación a otra. Este carácter cultural hace de las costumbres una parte fundamental a la hora de adaptarse al grupo social. O dicho de otra forma, para que las personas se adapten a la sociedad aprender las costumbres de esa cultura resulta imprescindible.

A su vez es necesario señalar que existen diferentes consideraciones sociales en cuanto a las costumbres. Esto quiere decir que aunque algunas costumbres formen parte de la cultura de una sociedad, adherir o no a las mismas resulta opcional. Por ejemplo, una de las costumbres típicas de Argentina es tomar mate, pero no todos los argentinos toman mate.

Y siguiendo con el ejemplo anterior, las personas que no toman o no les gusta el mate no son criticadas en Argentina. En cambio, puede suceder que sí resulte reprochable aquella persona que bebe licores a cualquier hora. Las bebidas alcohólicas se aceptan en ciertos contextos y horarios, pero no está bien visto que alguien desayune con bebidas alcohólicas porque sería una mala costumbre.

Tipos de costumbres

Antes mencionamos que existen buenas y malas costumbres en toda sociedad, las buenas son aceptadas mientras que las malas costumbres buscan evitarse o corregirse. Sin embargo existen ciertas costumbres que forman parte de las tradiciones de una cultura y sociedad que son reprochables. En estos casos, se tiende a mantener dichas costumbres por más arcaicas y negativas que sean porque forman parte de su historia e identidad cultural.

Muchas de estas costumbres resultan dañinas para otros seres e incluso para el medio ambiente, pero se niegan a erradicarlas. Un ejemplo de estas costumbres dañinas aceptadas socialmente son las corridas de toros en España. Se trata de una costumbre violenta y peligrosa que siguen perpetuando solo por formar parte de su historia.

Otras costumbres sin sentido que perjudican a otros seres es el uso de pirotecnia y fuegos artificiales en días festivos. Además de ser peligrosos, son dañinos para el ecosistema y las explosiones pueden ser tan ruidosas que asustan y perturban tanto a personas como animales. Relacionado con esto se encuentra también la quema de basura, una costumbre sumamente dañina para nuestro medio ambiente.

Formato para citar (APA)

“Costumbres” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/costumbres/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *