Psicosocial

El concepto de psicosocial hace referencia a un abordaje interdisciplinar del conocimiento de lo humano que mezcla la psicología, que tradicionalmente se enfocó en el sujeto individualmente, con lo social. Se trata de un vocablo compuesto que se divide en dos partes, «psico» y «social». La primera parte, «psico», etimológicamente proviene del griego Psykhe; cuyo significado es alma. La segunda parte, «social», proviene del latín Socialis, que hace referencia al compañero, a los pares, a las personas que nos rodean.

Conocer en profundidad al ser humano es una tarea compleja. Disciplinas humanistas, psicológicas, filosóficas, sociales, han explorado durante siglos una enorme cantidad y variedad de métodos para lograrlo. Y si bien las diferencias entre las distintas teorías y épocas son notables, en general coinciden en una apreciación: el saber que se alcance será más preciso si el abordaje es interdisciplinario.

picnic-1208229_1920

Psicosocial

Un abordaje psicosocial refiere a un análisis de las personas basado en sus relaciones con sus pares. El hombre es un ser gregario por naturaleza, es decir, que requiere de la interacción con otras personas para sobrevivir. Nuestra cultura está basada en eso; en nuestras relaciones con los demás. Los abordajes psicosociales ponen el foco en estas cuestiones; despegándose de la concepción individualista para el análisis de las conductas, sentimientos y actitudes.

Lo psicosocial analiza al hombre inmerso en su cultura. Se buscan los significados más profundos de sus costumbres, sus maneras de comunicarse con los demás, sus valores morales, sus prejuicios, sus aprendizajes previos, la jerarquía social constituida en cada comunidad y los temas implícitos con el objetivo de desmenuzar lo más detalladamente posible cómo es la vida en sociedad. A partir de allí también se puede analizar a los individuos de manera más personal; pero siempre sobre la base de los comportamientos sociales.

Cada comunidad en particular posee una serie de reglas y conductas «bien vistas», implícitas o no, que afectan a diario la conciencia del individuo. Esto, a su vez, influye muchísimo en su constitución psíquica y su bienestar mental. Los condicionamientos sociales hacen que una persona pueda ser percibida como un ciudadano ejemplar, pase desapercibido o, por el contrario, sea condenado dentro de su círculo. Este tipo de cuestiones puede afectar notablemente la autoestima de una persona. Por eso es importante que el análisis psicológico sume elementos de lo social, de la comunidad donde vive y de las personas con las que interactúa frecuentemente.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *