Vehemencia

La palabra vehemencia proviene del latín vemens, cuyo significado puede entenderse como aquello “apartado de la mente”. Suele utilizarse este término para hacer referencia a la actitud o modo de actuar de una persona ante determinado suceso.

Cuando una persona reacciona de manera exagerada o demasiado impulsiva ante una situación, se dice que está siendo vehemente.

Generalmente esa reacción nace sin pensar y de manera imprevista. Por ello suele asociarse este término a lo irracional, a lo que no se medita.

La vehemencia suele manifestarse en personas que son muy apasionadas y actúan de manera muy enérgica cuando se trata de defender una idea o concepto. Como así también en quienes actúan en respuesta a un evento, sin pensar demasiado en las consecuencias de sus actos.

Esta manera de actuar suele ir acompañada de otros elementos como la elevación de la voz, gesticulaciones o cierta alteración. Generalmente quien actúa de manera vehemente no puede evitar sumar a sus palabras una actitud corporal que complementa esa deseo de expresarse.

La vehemencia puede hacer acto de presencia también cuando se emplea el cuerpo y la fuerza del mismo para realizar cierta acción. Por ejemplo si una persona martilla una tabla de madera y lo hace con fuerza y mucha energía, se dice que lo hace de manera vehemente. Lo mismo sucede cuando alguien reacciona sin pensar ante un evento de cierto riesgo. Un ejemplo de ello sería un caso de incendio donde una mujer entra corriendo a su casa, luego de haber salido, solo para rescatar a alguien que quedó dentro. Se diría que actuó de manera vehemente.

Decir que una persona tiene cierta vehemencia o actúa de manera vehemente, no es algo que se exprese cotidianamente. Este término se utiliza más bien en la narración y en diferentes tipos de textos. Si se quiere resaltar la actitud de un personaje y no dejar en duda su exaltación en un momento, es muy común el uso de esta palabra.

La vehemencia según el ámbito

Las reacciones consideradas vehementes, exageradas o carentes de raciocinio; pueden ser vistas para bien o para mal, dependiendo del ámbito en que se presenten.

En un ámbito laboral o que implique formalidad, no es muy bien visto que alguien reaccione de manera vehemente. De hecho puede resultar negativo hacia su persona y a la imagen que los demás tienen de ella, ya que puede ser vista como alguien que no piensa antes de hablar. Un ejemplo de ello sería cuando en una reunión empresarial alguien reacciona de manera eufórica o desmedida ante el comentario de un compañero de trabajo.

Sin embargo, hay ámbitos donde este concepto puede llegar a generar incluso la admiración de otros. Ser apasionado al defender una idea, comprometerse con una causa o mantener una postura fuerte y decidida ante un suceso, puede ser muy bien visto. En este caso la actitud enérgica de una persona y su impulsividad, tienen un efecto positivo.

Sinónimos de vehemencia

entusiasmo, energía, intensidad, pasión

Antónimos de vehemencia

serenidad, indiferencia, tranquilidad

Formato para citar (APA)

“Vehemencia” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: http://designificados.com/vehemencia/ [Consultado: ].