Calidez

La palabra calidez se utiliza para referirse a uno de los valores personales que puede tener un individuo. Es un sinónimo de cordialidad y afecto humano, ya que las personas cálidas son aquellas que suelen ser muy queridas, amables con el otro y carismáticas. Cuando se habla de la calidez de una persona se está haciendo alusión a su capacidad de empatía y de poder hacer que el resto de las personas se sientan contenidas y queridas.

CalidezCalidez

A diferencia de una persona fría, que tiene un trato más lejano, las personas que emanan calidez son abiertas y cercanas. Suelen ser muy amistosas y siempre se están preocupando por el otro.

Es importante diferenciar a las personas cálidas de las hipócritas. La calidez humana no es un valor que se deba desarrollar para agradar a las otras personas, sino para sentirse bien con un mismo. De lo contrario estamos forzándonos a ser amigables y cálidos cuando en realidad puede que no lo seamos en lo absoluto.

La calidez humana es el cariño y el afecto que las personas muestran hacia los demás. Calidez es calor, esto quiere decir que se crea un ambiente feliz en el que las relaciones interpersonales fluyen de manera natural.

Cuando hablamos de calidez humana hay una relación muy estrecha con el concepto de empatía. Las personas que poseen empatía son aquellas que pueden pensar en los demás y en la manera en la que el otro se siente o piensa acerca de una situación. Esto les permite ser cálidos y comprensivos para poder llevarse mejor. La mejor forma de demostrar calidez humana es siendo amables y tener una buena disposición para el servicio.

Se trata de un valor espontáneo, la gente que posee calidez humana actúa sin prejuicios y de forma desinteresada. De lo contrario no es calidez, sino que es un intento de aparentar calidez para obtener otros resultados. Aquellos que reciben la calidez humana de otro saben si lo que están recibiendo es inconsciente, o fingido. Es muy difícil fingir alegría o comodidad con una persona que no nos cae bien, por eso se percibe al instante.

Demostrar la calidez humana es interesarse genuinamente por el otro, evitar el egoísmo y el egocentrismo y aprender a escuchar. Los grandes líderes suelen tener una gran calidez humana, porque son los que pueden hacer que sus seguidores se sientan contenidos. La calidez humana ayuda a generar confianza en el otro y nos permite demostrar cariño y mejorar nuestras relaciones interpersonales.

Si bien dijimos que la calidez humana no se puede fingir, también es cierto que se puede trabajar para desarrollarla. Se trata de empezar a pensar de forma más abierta, menos egoísta y pensando en el otro, en nosotros mismos y en el bien común en simultáneo.

No se tiene que forzar la calidez humana, y mucho menos mentir cuando algo no nos gusta. Pero hay que aprender a escuchar, a tolerar y a hacer que los demás se sientan cómodos y queridos a nuestro alrededor, eso nos permitirá querer y ser queridos.

Sinónimos de calidez

afecto, amabilidad, afectuosidad, cordialidad