Humanización

Se conoce como humanización al efecto o acción de humanizar algo. Esto quiere decir que se trata de una acción o proceso por el cual una cosa adquiere cualidades humanas. Los objetos de esta acción pueden ser desde un animal, una cosa, una persona, un grupo de personas e incluso una institución.

Dado que se trata de un término relacionado con el ser humano, deben tenerse en cuenta las cualidades y características humanas más representativas. Al hablar del ser humano cabe destacar su cualidad de ser consciente así como también su aptitud para la empatía. Otras cualidades humanas tienen que ver con las emociones, la comunicación, el raciocinio y valores como la solidaridad.

Cuando señalamos que todas estas cualidades y características son propias e inherentes al ser humano se entiende que carecer de ellas se considera inhumano. De esta manera, cuando una persona, por ejemplo, actúa de forma irracional sin llegar a empatizar con los demás ni tener consideración sobre sus sentimientos lo califica de inhumano.

La humanización se refiere a otorgarle cualidades humanas a algo o alguien.

También se utiliza el término humanización como el opuesto de lo salvaje, lo animal o primitivo. Los humanos se diferencian de los animales por su capacidad de razonar, ya que ésta es una aptitud de la que carecen éstos últimos. Los animales no cuentan con la capacidad para analizar y considerar su accionar, actúan por puro instinto.

En contraposición a los animales, los seres humanos pueden considerar qué hacer antes de actuar. Sin embargo, algunas personas tienen tendencias espontáneas e instintivas que los lleva a actuar sin pensar en las consecuencias. Incluso hay personas que llevados por sus instintos más básicos cometen errores graves hasta el punto de perder su humanidad.

Cuando una persona se vuelve inhumana, sus allegados tratan de que retome la razón y se humanice nuevamente. No es erróneo afirmar que, la mayoría de las veces, el concepto de humanización cuenta con valoraciones éticas y morales. Estas se enfocan en convenciones sociales que definen cómo deben comportarse las personas en la sociedad.

Diferentes perspectivas sobre la humanización

Así como hemos señalado que se trata de un concepto cargado de valores éticos y morales, la humanización se puede considerar desde otros enfoques. Uno de ellos es el arte y la literatura. Dentro de las diferentes formas de producción cultural se pueden analizar y representar todo tipo de temáticas.

Existen diferentes ejemplos dentro del arte y la literatura donde se ha abordado el concepto de humanización. En ellos se considera a este concepto como un proceso que también se lo conoce como personificación. Desde la literatura se representa esta idea a partir de diferentes géneros como cuentos o fábulas. En cuentos infantiles, por ejemplo, es común encontrar animales u objetos animados que actúan como si fueran humanos.

Recurrir a este concepto dentro de la literatura se considera como una figura retórica que añade un toque fantasioso a la historia. En diferentes géneros literarios se puede abordar esta temática desde otro punto de vista y quizás con otra función. Por ejemplo, en ciencia ficción se puede tratar la humanización desde una perspectiva filosófica referida a robots, inteligencias artificiales e incluso extraterrestres.

Formato para citar (APA)

“Humanización” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/humanizacion/ [Consultado: ].

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *