Carisma

El carisma es una cualidad que posee alguien con el cual atrae a otras personas. Puede tratarse de un don natural que se refleja en la personalidad o en la forma en que se expresa la persona carismática. El concepto de carisma en el cristianismo se refiere a un don o gracia que fue concedido por Dios a ciertas personas para emplear en beneficio de la comunidad.

La palabra carisma deriva del término khárisma del griego y se refiere a la acción de agradar o hacer favores. Así podemos definir al carisma como la capacidad que tienen algunas personas para generar admiración y motivar a sus seguidores. Estos confían y siguen a la persona carismática debido a ese magnetismo personal que lo caracteriza.

El concepto de carisma y todo lo que éste significa es de gran interés para algunas disciplinas como la política, psicología y sociología. Así, estas disciplinas se encargan de estudiar la forma en que se desarrolla y puede reconocerse el carisma en las personas. Como cualidad, el carisma es de gran importancia para ciertos trabajos como agentes de ventas, artistas, comunicadores y hasta profesores.

El carisma es la cualidad de algunas personas de ser atractivas y magnéticas para otros.

En sociología podemos encontrar el concepto de autoridad carismática propuesto por Max Weber. Este sociólogo alemán definió tres formas de autoridad: La autoridad tradicional, la autoridad legal/racional y la autoridad carismática. Para Weber, el carisma se define como una de las cualidades de una personalidad individual a la que otras personas suelen dotar de cualidades extraordinarias.

Aquellos que poseen carisma son considerados como individuos fuera de lo ordinario y reciben un trato especial por parte de sus seguidores. En muchas ocasiones los seguidores de las personas carismáticas consideran esas cualidades como algo de origen divino. Por estas razones los seguidores tratan a la persona carismática como una especie de líder.

En materia de política, el filósofo argentino Ernesto Laclau desarrolló el concepto de populismo con sus distintas características. Así, Laclau menciona que dentro del populismo existen numerosas demandas centradas en una serie de símbolos. La mayoría de los casos, dichos símbolos populistas giran en torno al nombre de un líder carismático.

El carisma en sus diferentes formas

Una de las formas más antiguas y comunes de carisma se encuentra en la religión. Numerosas corrientes cristianas consideran al carisma un don o talento otorgado por el Espíritu Santo a un fiel creyente. El objetivo de este don consiste en la formación espiritual de la comunidad cristiana a la que pertenece.

Antes mencionamos que el origen de esta palabra surge de un término griego al que traducen como gracia. Incluso en el Nuevo Testamento se habla de carisma para designar a los dones de Dios, al mismo Jesucristo o al Espíritu Santo y la divina gracia. Los teólogos piensan que los carismas se conceden a los hombres para utilizarlos por el bien de la comunidad.

Para el teólogo Michael Schmaus el carisma debe emplearse a la vida eclesiástica, por ello los que poseen carisma pueden ser los clérigos y seglares. De no haber carisma se piensa que la Iglesia y la religión serían una actividad burocrática solamente. En el cristianismo existen dos movimientos relacionados con el carisma: El Movimiento carismático y la Renovación Carismática Católica.

Formato para citar (APA)

“Carisma” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/carisma/ [Consultado: ].