Saltar al contenido

Anorexia

La anorexia es un trastorno psicológico que se caracteriza por una distorsión de la imagen y la búsqueda de un cuerpo ideal. Esto provoca que las personas que sufren anorexia rechacen alimentarse, se ejerciten de forma excesiva o hasta realicen purgas. El objetivo de estos comportamientos radica en mantener el peso corporal bajo o adelgazar continuamente.

Por lo general se considera a la anorexia como un trastorno de la alimentación pero también es un trastorno de salud mental. Si bien la conducta de las personas anoréxicas se centra en la alimentación y el físico, esto se origina por una distorsión de la propia imagen. Esto significa que, por lo general, las personas que sufren de anorexia se perciben como excedidas de peso y/o aspiran a un físico esbelto.

Por estas razones, los comportamientos típicos asociados a este trastorno incluyen: un control estricto de la dieta y el ejercicio, un miedo constante a aumentar de peso y mantener o alcanzar un peso corporal bajo. En este sentido, se lleva un control casi obsesivo del peso y el físico que termina interfiriendo en la vida diaria.

La anorexia es un trastorno psicológico centrado en la pérdida de peso y la restricción de la comida.

Este trastorno afecta principalmente a niñas y mujeres jóvenes, aunque eso no excluye al sexo masculino. Al controlar o restringir el consumo de alimentos, ejercitarse demasiado y demás, este trastorno aumenta el riesgo de mortalidad. Esto provoca además numerosas complicaciones de salud y lleva a conductas aún más dañinas y autodestructivas.


Además del excesivo control sobre la dieta y el ejercicio físico, las personas anoréxicas pueden desarrollar otras conductas perjudiciales. Entre ellas se encuentran aquellas acciones purgantes como el consumo de laxantes o la provocación de vómitos luego de comer. Más allá de las complicaciones de salud que estas conductas provocan, quienes padecen de anorexia pueden tener tendencias suicidas.

Para diagnosticar este trastorno hay que considerar las conductas antes mencionadas y el estado físico del paciente. El tratamiento entonces consiste en una dieta que ayude a recuperar la salud y se acompaña con la ayuda de un psicólogo. En cuanto al pronóstico para los pacientes, depende tanto del diagnóstico como de la voluntad para mejorar del paciente.

Síntomas y diagnóstico

Para determinar esta enfermedad se tienen en cuenta tanto los síntomas relacionados a la pérdida de peso como los síntomas conductuales y emocionales. Entre los principales síntomas físicos se encuentran: Cabello quebradizo, estreñimiento, fatiga, falta de períodos menstruales, insomnio, intolerancia al frío, mareos, pérdida de peso excesiva, piel amarilla y seca, entre otros.

En cuanto a los síntomas conductuales y emocionales podemos mencionar algunos como: Depresión y cambios de humor, negarse a comer, saltarse comidas o mostrar desinterés en la comida, períodos de consumo compulsivo de alimentos, uso de laxantes o diuréticos, vómitos autoinducidos, pensamientos suicidas.

Para diagnosticar esta enfermedad se considera en primer lugar el índice de masa corporal y luego se realiza un chequeo general. Se desconocen las causas de la anorexia pero se lo atribuye a ciertos factores (biológicos, ambientales y psicológicos). También puede estar originado por cuestiones genéticas, sobre todo si existen antecedentes en la familia.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.