De Significados

Quiromasaje

Un quiromasaje se trata de un masaje corporal que se realiza empleando solamente las manos. De esta manera, el quiromasaje es un tipo de masaje manual de origen sueco que emplea técnicas como amasar, frotar y golpear. Pero es mucho más que una serie de maniobras manuales terapéuticas, también tiene por finalidad transmitir sensaciones agradables, energía curativa y relajación psicofísica.

¿Qué es y para qué sirve un quiromasaje?

El concepto de quiromasaje se refiere a un conjunto de técnicas terapéuticas que manipulan los músculos y piel del paciente para calmar sus dolores. En cierta forma, el quiromasaje se trata de un género de la masoterapia más concreto y avanzado. Además suele complementarse con otras técnicas terapéuticas como la aromaterapia y la acupuntura.

La combinación de técnicas empleadas en la quiroterapia apuntan a mejorar las dolencias de los pacientes. Por ello, el quiromasaje combina distintos estilos de masajes como el sueco o el turco con pequeños añadidos. A estos estilos, el quiromasaje le añade una serie de manipulaciones concretas para que el tratamiento sea más efectivo.

El quiromasaje es un masaje corporal que se realiza usando solo las manos.

Tal como hemos mencionado, el quiromasaje sirve para calmar los dolores de pacientes que suelen ser derivados por sus médicos. Generalmente, el quiromasaje se recomienda para pacientes con contracturas musculares, puntos gatillo o tendinitis. De esta manera, la finalidad del quiromasaje apunta a suprimir esas contracturas, tendinitis u otras dolencias músculo-esqueléticas.

¿Cómo funciona el quiromasaje?

En cierta forma, el quiromasaje tiene semejanzas con la masoterapia en cuanto a los masajes de drenaje linfático que emplean. Estos masajes ayudan a suprimir desechos y toxinas lo que a su vez termina suprimiendo el malestar del paciente. De cualquier manera, antes de comenzar con este tipo de terapia se realiza un examen previo para conocer el estado del paciente.

Durante este examen previo se busca conocer mejor al paciente, sus características básicas, sus dolencias e inquietudes. Luego de esta pequeña entrevista comienza el tratamiento donde el paciente se tumba en una camilla y el especialista le realiza un examen manual. Esto sirve para determinar el nivel de su malestar, cuáles son los focos de dolor, entre otras cuestiones.

Antes de iniciar una terapia de quiromasaje se realiza un examen previo para conocer el estado del paciente.

Una vez finalizado este chequeo se procede a calentar mediante fricción de las manos la zona a tratar. Luego se agrega aceite y se procede a masajear con manipulaciones precisas para calmar el malestar del paciente. En esencia, el quiromasaje funciona de una forma muy simple y efectiva para calmar estas molestias.

Los masajes se centran en la zona afectada usando diferentes técnicas que relajan los músculos y favorecen la circulación. Esto ayuda a que vuelva a fluir la sangre con normalidad por los músculos que se veían afectados. Por lo que, en definitiva, el quiromasaje ayuda a suprimir la contractura y los dolores asociados.

Beneficios del quiromasaje

El tratamiento del quiromasaje supone una gran variedad de beneficios para el paciente cuando se lo realiza un especialista. No solo alivia los dolores y contracturas musculares que pueda sentir, tiene un efecto inmediato en la piel. Pero también actúa sobre el sistema circulatorio y el sistema nervioso de los pacientes.

Entre los principales beneficios del quiromasaje se destaca su efecto a la hora de aliviar y reducir las dolencias musculares. Por lo general, este tipo de dolencias son generadas por el estrés o la mala postura donde se contraen los músculos y se forman contracturas. De esta manera, el quiromasaje sirve para mejorar la elasticidad y movilidad de las articulaciones y aliviar el dolor del paciente.

Tal como mencionamos, el quiromasaje también ayuda a mejorar la circulación de la sangre y activar los vasos linfáticos. Esto se logra mediante la presión que ejerce el especialista que impacta en las paredes de las venas. Lo que en definitiva favorece a que se distribuya fácilmente el oxígeno en la sangre sobre tejidos dañados.

Los principales beneficios del quiromasajes se centran en aliviar los dolores y contracturas musculares.

Además de sus efectos en el sistema circulatorio, el quiromasaje también produce un efecto calmante en el sistema nervioso. De esta manera, el quiromasaje ayuda a disminuir la ansiedad y cualquier síntoma relacionado con el estrés. Esta clase de masaje ayuda a equilibrar el estado anímico y psicológico del paciente.

Por último, el quiromasaje también tiene efectos favorecedores sobre la función inmunitaria. Las técnicas manuales empleadas en el quiromasaje pueden retirar células muertas de la superficie de la piel. Esto le otorga un efecto hidratante a la piel y además colabora con el sistema circulatorio para desechar sustancias y toxinas innecesarias.

¿Qué tipos de quiromasaje hay?

Antes hemos mencionado que el quiromasaje ayuda a descontracturar y relajar zonas musculares. Sin embargo, cabe mencionar que las dolencias de cada paciente determinan las técnicas y los objetivos del masaje a practicar. Es decir, de acuerdo a cada caso se realizan una serie de maniobras o pulsaciones para aliviar esas dolencias.

  • El tipo más común de quiromasaje es el masaje relajante. Esta técnica manual ayuda a que el paciente disminuya cualquier señal de ansiedad o estrés que lo afecte. Un masaje relajante ayuda al paciente a recuperar el bienestar corporal y mental que le permita continuar con su vida más relajado.
  • Luego se encuentra el masaje descontracturante que ayuda a eliminar las contracturas en los músculos. Este masaje supone una mayor intensidad y presión que pueden llegar a ser un poco doloroso debido a las mismas contracturas.
  • El masaje tonificante se recomienda para personas activas o con dolencias crónicas. Este tipo de masaje se caracteriza por tener una ejecución más profunda y un ritmo más acelerado. Se trata de un masaje intensivo que ayuda a reducir la tensión muscular para recuperar la movilidad normal.
  • Otra forma de masaje relajante es el denominado masaje craneofacial que trabaja con movimientos circulares ascendentes con un efecto terapéutico. Se enfoca principalmente en el rostro y el cráneo del paciente y se recomienda para personas que sufren de: dolores de cabeza, cuello o mandíbula o incluso migrañas.
  • Una de las técnicas especializadas es la de quiromasaje deportivo destinada a los que se dedican al deporte profesionalmente. Con este tipo de quiromasaje se previenen y evitan posibles lesiones y ayuda a cumplir los objetivos del deportista. E incluso se lo suele recomendar a modo de refuerzo en caso de rehabilitación.
  • Por último, otra técnica del quiromasaje es la que se conoce como drenaje linfático. Se trata de un quiromasaje suave que ayuda a estimular el sistema circulatorio enfocándose en las zonas de mayor inflamación. El drenaje linfático se recomienda para pacientes que sufren de retención de líquidos o piernas cansadas.
Existen diferentes tipos de masajes de acuerdo a la dolencia del paciente o el objetivo del tratamiento.

Diferencia entre masaje, quiromasaje y fisioterapia

La principal diferencia entre ellos radica en las técnicas que emplean y los beneficios que proporcionan. El masaje en sí supone amasar, friccionar y/o presionar la piel, los músculos, ligamentos y tendones. Este tipo de masaje suele realizarse con las manos, algún aparato o incluso con algún utensilio.

En el caso del quiromasaje, este se caracteriza por realizarse utilizando solamente las manos. Los quiromasajes no emplean ningún aparato ni utensilio a la hora de realizar sus tratamientos terapéuticos. Sin embargo, emplea diferentes manipulaciones y técnicas de presión sobre puntos específicos del cuerpo.

El quiromasaje se realiza exclusivamente con fines terapéuticos y puede variar en cuanto a intensidad y ritmo dependiendo de la técnica u objetivo del masaje. Se suele recomendar este tipo de masaje para complementar o reforzar otros tratamientos de afecciones o lesiones deportivas, principalmente. Aunque también se lo recomienda para prevenir algunas enfermedades y mejorar la calidad de vida de los pacientes.

En el caso de la fisioterapia, aunque también suele emplear masajes y aparatos, se recomienda como método de rehabilitación. Es decir, aquellas personas que han sufrido algún tipo de accidente, padecen alguna dolencia o trastorno genético. De esta manera, la fisioterapia ayuda a mejorar, prevenir o solucionar lesiones que pueden derivar en otros problemas físicos.

Lo que distingue al quiiromasaje de otras técnicas es que se realiza utilizando solo las manos.

¿Qué contraindicaciones tiene el quiromasaje?

Si bien el quiromasaje se trata de un procedimiento terapéutico bastante seguro, cuenta con algunas contraindicaciones a tener en cuenta. Como cualquier tipo de masaje, el quiromasaje también tiene contraindicaciones relacionadas con la piel de los pacientes. Es decir, no se recomienda aplicar este tratamiento en personas que tienen alguna herida o quemadura, por ejemplo.

Recordemos que los masajes consisten en amasar, friccionar o presionar la piel para aliviar los dolores del paciente. Por esta razón, la piel no debe estar irritada ni lesionada porque estos movimientos podrían perjudicar o lastimar al paciente. Tampoco se recomienda en caso de existir enfermedades de la piel como dermatitis, hongos, lupus o úlceras.

Otras contraindicaciones contemplan enfermedades vasculares inflamatorias o retenciones circulatorias, así como enfermedades reumáticas. No se recomienda tampoco en caso de padecer enfermedades musculares degenerativas o fibrosis. Mucho menos en casos de desgarros musculares, de ligamentos, tendones o vainas, esguinces, heridas sin cicatrizar, hematomas o hemorragias.

De igual manera, el quiromasaje no se recomienda en casos de enfermedades del sistema nervioso. Ni aquellos pacientes que padecen embolia o trombosis arterial, problemas renales o cardiopatías. Por último, el quiromasaje tampoco se recomienda durante el primer trimestre de embarazo, luego solo con prescripción médica.

Preguntas frecuentes

¿Qué es el quiromasaje?

El quiromosaje es un tipo de masaje corporal de origen sueco que se realiza utilizando únicamente las manos.

¿Para qué sirve el quiromasaje?

El quiromasaje combina diferentes técnicas de masajes para aliviar y tratar dolores o contracturas musculares.

¿Cómo funciona el quiromasaje?

Antes de empezar con este tratamiento el especialista realiza un examen previo del paciente para conocer su estado e identificar bien la zona de su malestar. Luego se procede a amasar y friccionar con maniobras manuales precisas para aliviar el dolor del paciente.

¿Qué beneficios tiene el quiromasaje?

Además de aliviar dolores y contracturas musculares, el quiromasaje mejora la elasticidad y movilidad de las articulaciones, la circulación de la sangre, las funciones inmunitarias, así como también disminuye la ansiedad y síntomas de estrés.

¿Qué tipos de quiromasaje existen?

Los tipos de quiromasaje dependen de las dolencias del paciente y el objetivo del tratamiento. Así existe el masaje relajante, el descontracturante, el tonificante, el craneofacial, el deportivo y el drenaje linfático.

¿Qué contraindicaciones tienen el quiromasaje?

Este tipo de masaje no se recomienda para personas que tengan la piel irritada o lesionada, enfermedades musculares o del sistema nervioso.

Formato para citar
"Quiromasaje". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/quiromasaje/ Consultado: 3 de marzo de 2024.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *