Saltar al contenido

Trastorno alimentario

El trastorno alimentario se refiere a una grave afección relacionada con conductas alimentarias negativas. En este sentido, los trastornos alimentarios no solo afectan la salud del individuo, sino también sus emociones y su conducta general. Entre los trastornos alimentarios más comunes se encuentran la anorexia nerviosa y la bulimia nerviosa.

Algo que caracteriza a los trastornos alimentarios es la fijación excesiva por la comida, la figura corporal y el peso. A raíz de esto, las personas terminan generando conductas alimentarias peligrosas con graves consecuencias. Una de estas consecuencias radica en una mala nutrición ya que no consumen los nutrientes suficientes y adecuados.

Además de lo que ya hemos mencionado, los trastornos alimentarios también pueden ocasionar: daños en el aparato digestivo, en el corazón, la boca y los dientes, los huesos, y provocar otras enfermedades. Por lo general, estos trastornos surgen durante la adolescencia o los primeros años de la adultez, pero pueden surgir a cualquier edad.

El trastorno alimentario consiste en conductas negativas hacia la alimentación que afectan la salud.

Según el tipo de trastorno alimentario se pueden aplicar diferentes tratamientos que mejoren la salud del paciente. Con estos tratamientos se puede encauzar los hábitos alimentarios y revertir las complicaciones de salud ocasionadas por el trastorno. Sin embargo, primero es importante identificar el trastorno y obtener un diagnóstico exacto.

Antes mencionamos que existen diferentes trastornos alimentarios y cada uno presenta síntomas propios. Si bien los trastornos alimentarios más frecuentes son la anorexia nerviosa, la bulimia nerviosa y el trastorno alimentario compulsivo, existen otros. También cabe mencionar que estos trastornos cuentan con síntomas en común y otros que los diferencian entre sí.

Así, la anorexia nerviosa se trata de un trastorno de la alimentación caracterizado por: un peso corporal muy bajo, una percepción distorsionada de la figura corporal o el peso y el temor a aumentar de peso. Esta obsesión por la figura y el peso afecta su vida cotidiana, controlan el consumo de calorías y hasta recurren a métodos extremos para bajar de peso.

Tipos de trastorno alimentario

Además de la anorexia nerviosa existen otros trastornos alimentarios como la bulimia nerviosa. Este trastorno de la alimentación se caracteriza por sufrir períodos de abstinencia y otros de atracones que luego se purgan. Esta conducta hace que pierdan el control de su alimentación, además de provocar otras afecciones a la salud.

Tanto la anorexia como la bulimia tienen en común la constante preocupación por la figura y el peso. Pero se diferencian en que la anorexia cuenta con una percepción distorsionada de esto y la bulimia se centra en atracones y purgas. A pesar de algunas semejanzas, estos trastornos alimentarios presentan ciertas conductas específicas de cada uno.

Por su parte, el trastorno alimentario compulsivo consiste en darse atracones de comida, al punto de perder el control de lo que come. En este sentido, la conducta compulsiva puede darse al comer rápidamente o más de lo esperado. Esto puede darse incluso cuando no sienten hambre o incluso luego de haberse llenado. Los atracones luego pueden causar culpa, enojo y hasta vergüenza, pero suelen repetirse igualmente.

Etiquetas:

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.