De Significados
Salud

Quemaduras

Las quemaduras son heridas o lesiones de los tejidos orgánicos provocadas por el calor y el fuego. Aunque también pueden ser provocadas al mantener contacto con algunos productos químicos corrosivos, por la electricidad, por fricción o radiación. También se le llama quemaduras a la debilidad de las hojas de una planta causado por cambios bruscos de temperatura.

¿Cómo se producen las quemaduras?

Tal como hemos mencionado, las quemaduras se producen por lo general al tener contacto con una fuente de calor. Esto puede ocurrir con un contacto directo e incluso por contacto indirecto con cualquier fuente calórica. Pero también pueden provocar quemaduras la corriente eléctrica, la luz solar, sustancias químicas y hasta por radiación nuclear.

Las quemaduras más frecuentes son aquellas producidas por líquidos o vapores caliente, incendios o sustancias inflamables. Además de estas causantes, otras posibles causas de quemaduras pueden darse por inhalar humo o partículas tóxicas. Por otra parte, vale señalar que las quemaduras suelen definirse de acuerdo a la profundidad y el tamaño de la zona afectada.

Las quemaduras son heridas provocadas principalmente por el calor o el fuego.

Muchas veces ocurre que una lesión muy grande por quemadura cuente con zonas quemadas de diferente profundidad. De más está decir que las quemaduras más profundas son las que más tiempo tardan en sanar, conllevan complicaciones y son difíciles de tratar. Esto se debe a que debido a su gravedad pueden llegar a infectarse o cicatrizar incorrectamente. Incluso pueden requerir que el paciente sea hospitalizado, causar muerte celular, amputación y hasta la muerte.

Clasificación y tipos de quemaduras

Cuando hablamos de quemaduras es importante mencionar que existen tres tipos principales de quemaduras. Recordemos que las quemaduras varían de acuerdo a la causa, pero sobre todo por la profundidad y el tamaño de la zona afectada. De esta manera, las quemaduras pueden ser de primer grado, de segundo grado o de tercer grado.

  • Quemaduras de primer grado. Este tipo de quemaduras se caracteriza por dañar únicamente la capa exterior de la piel. Por lo general, este tipo de quemaduras es la más leve y se termina curando por su cuenta en una semana. Un ejemplo muy común de quemaduras de primer grado son las ocasionadas por el sol.
  • Quemaduras de segundo grado. Estas quemaduras además de dañar la capa externa de la piel también afectan la que está por debajo. Es decir, son lesiones que afectan a la epidermis y la dermis por igual. Son el tipo de quemadura que deja cicatrices y hasta pueden requerir injertos de piel para proteger el cuerpo mientras la herida sana.
  • Quemaduras de tercer grado. Son quemaduras más graves que terminan dañando o destruyendo la capa más profunda de la piel junto con los tejidos inferiores. En síntesis, estas quemaduras dañan ambas capas de la piel, así como los tejidos subyacentes, las glándulas sudoríparas y hasta los folículos pilosos. Requieren injertos de piel sin falta debido a la gravedad de los daños que ocasionan.

Además de estos tipos ya mencionados existen otros tres grados más de quemaduras que afectan otras zonas además de la piel. De esta manera, las quemaduras de cuarto grado afectan el tejido adiposo, las de quinto grado llegan a los músculos y las de sexto grado alcanzan a los huesos.

¿Qué síntomas y riesgos suponen las quemaduras?

Las quemaduras son lesiones bastante graves aunque, como hemos visto, depende del grado de la misma. Sin embargo, cabe mencionar algunos de los riesgos y síntomas asociados a este tipo de lesión. Entre los más comunes se encuentran las ampollas que se forman, así como la hinchazón y las futuras cicatrices.

Las ampollas formadas por quemaduras pueden aparecer intactas o bien con rupturas por donde pierden fluido. El dolor asociado a las quemaduras no depende de su gravedad, muchas veces las quemaduras graves llegan a ser indoloras. La inflamación e hinchazón en la zona quemada es muy frecuente y por lo general se acompaña de ampollas.

En aquellos casos más graves, las quemaduras pueden ocasionar shock, muerte celular y hasta la muerte. Otro riesgo muy común de este tipo de lesión son las infecciones ya que la quemadura termina dañando la capa protectora de la piel. Algunas quemaduras provocan que la piel comience a pelarse o bien se ponga blanca, rojiza y hasta carbonizada.

Existen diferentes síntomas y riesgos asociados a las quemaduras que suelen depender del grado de las mismas.

Si la quemadura ocasiona shock se debe chequear la piel que se torna fría, húmeda y pálida, los labios y uñas se ponen azulados y disminuye la lucidez mental. Los síntomas de una quemadura en las vías respiratorias se produce cuando se quema la cabeza, la cara, el cuello, la boca y los labios. También se identifica por la dificultad para respirar, los cambios en la voz, la tos, la presencia de un moco oscuro y hasta sibilancias.

Primeros auxilios para quemaduras

En primer lugar, ante cualquier caso de quemadura lo principal es tratar de identificar el tipo de quemadura. Si se desconoce o no se está seguro sobre el grado de la quemadura lo ideal es tratarla como una quemadura grave. En estos casos se debe requerir atención médica inmediatamente para evitar mayores daños.

Quemaduras menores

Como las quemaduras se identifican por grados también podemos dividirlas en menores y graves. En caso de quemadura menor se recomienda sumergir la zona quemada en agua fría o dejar correr agua fría sobre la misma. Lo ideal es dejarla varios minutos bajo el agua para ayudar a reducir el calor de la lesión.

Otra opción para reducir el dolor y ardor es posar sobre la quemadura una toalla limpia, fría y húmeda. Luego de lavar la herida se aconseja cubrirla con un apósito limpio o bien un vendaje estéril y seco. Esto sirve para proteger la quemadura ante posibles fricciones, presiones o roces que pueden empeorar la situación.

Para ayudar a aliviar el dolor y la inflamación causados por la quemadura se puede tomar ibuprofeno o paracetamol de venta libre. Aunque no se recomienda darle aspirinas a niños menores de 12 años. Otra cosa que ayuda a aliviar el ardor es pasar una loción humectante con áloe, o la misma salvia del áloe vera, una vez que se ha enfriado la piel. También puede ayudar aplicar antibióticos y asegurarse de que tenga la vacuna antitetánica.

Quemaduras graves

Cuando las quemaduras son más graves, por ejemplo si alguien se prende fuego, lo primero que debe hacer es tirarse al suelo y rodar. Para ayudar al paciente se lo puede envolver con un material grueso como una manta para apagar las llamas. También se le puede rociar agua para extinguir las llamas y se debe llamar a emergencias a la brevedad.

En caso de quemaduras graves lo primero que se debe hacer es apagar las llamas de la víctima.

Se recomienda chequear que no esté más en contacto con algo ardiente o humeante y que siga respirando. Por ningún motivo se le deben quitar las ropas quemadas que se le hayan pegado a la piel. También se pueden aplicar vendajes secos y estériles o bien una tela limpia, no se deben aplicar ungüentos ni reventar las ampollas que puedan aparecer, proteger las quemaduras de roces y presiones.

Quemaduras eléctricas

Cuando la persona ha sufrido una quemadura eléctrica no se debe tocar a la víctima de forma directa. Se recomienda usar un objeto no metálico para separar al paciente de los cables antes de aplicar los primeros auxilios. Se debe prevenir el shock mientras la persona no haya sufrido lesiones en la cabeza, el cuello, la espalda o la pierna.

Para prevenir el shock hasta que llegue la ayuda médica se debe acostar a la víctima de forma horizontal y levantarle los pies unos 30 centímetros. A continuación se lo debe cubrir con un abrigo o una manta, vigilar el pulso, la respiración y la presión arterial.

Contraindicaciones en casos de quemaduras graves

En casos de quemaduras se recomienda no realizar ninguna de estas acciones:

  • Aplicar aceite, cremas, hielo, mantequilla, medicamentos ni remedios caseros en quemaduras graves.
  • Administrarle ningún tipo de sustancia o medicamento por vía oral.
  • Colocar una almohada debajo de la cabeza de la víctima si puede haber sufrido quemaduras en la vía respiratoria ya que esto puede cerrarla.
  • Cuando la quemadura es grave no se debe aplicar o sumergir en agua fría porque puede ocasionar shock.
  • Respirar, soplar, tocar o toser sobre la quemadura.
  • Retirar la ropa pegada a la piel ya que puede agravar aún más la lesión.
Se pueden prevenir quemaduras en el hogar cuidando las fuentes calóricas y la seguridad.

Prevención y tratamiento

Para prevenir posibles quemaduras en el hogar se recomienda controlar continuamente lo que se está cocinando. Asegurarse que las manijas de las ollas se coloquen hacia la parte trasera de la cocina. Mantener alejado a los niños y las mascotas de lo que se esté cocinando, principalmente líquidos calientes.

Evitar usar ropa muy suelta a la hora de cocinar, controlar la temperatura de los alimentos antes de servirlos, sobre todo a los niños. Mantener los electrodomésticos lejos del agua y apagados y desenchufados cuando no están en uso. Cubrir los tomacorrientes con tapas de seguridad, sobre todo en presencia de niños.

Contar con extinguidor de incendios y detectores de humo funcionando correctamente, asegurarse de cambiarles las baterías con regularidad. Cuidar la seguridad en caso de utilizar productos químicos e inflamables, configurar la temperatura del calentador para evitar quemaduras por agua muy caliente.

¿Cómo tratar quemaduras?

Por lo general, la mayoría de las quemaduras suelen ser leves y se pueden tratar en el mismo hogar. Para ello se deben seguir los consejos de primeros auxilios antes desarrollados. Las quemaduras leves que se tratan adecuadamente sanan en un par de semanas por sí solas.

Cuando las quemaduras son más graves también se deben seguir los consejos de primeros auxilios. En estos casos suele ser necesario recibir ayuda médica para tratar mejor la lesión y seguir el tratamiento recomendado. Por lo general, el tratamiento para estas heridas incluye aplicar medicamentos, vendajes, realizar alguna cirugía o terapia particular.

El tratamiento general para quemaduras suele incluir medicamentos y productos que ayuden a la cicatrización. Para ello existen diferentes tratamientos como aquellos basados en agua que buscan estimular y limpiar los tejidos de la herida. También se recomiendo ingerir líquidos para que el paciente no se deshidrate ni se atrofien sus órganos.

Luego de tratar las quemaduras adecuadamente se aconseja aplicar medicamentos o productos que ayuden a cicatrizar, como el aloe vera.

En algunos casos se aplican medicamentos para la ansiedad y el dolor, para evitar infecciones y hasta la vacuna antitetánica. También se emplean apósitos para cubrir las heridas y ayudar con la cicatrización. En casos más graves se puede requerir terapias más intensivas, internación y hasta cirugías.

Los tratamientos de este tipo de quemaduras apuntan a controlar el dolor, prevenir infecciones, recuperar el funcionamiento, reducir cicatrices y hasta extraer tejido muerto. Cuando las quemaduras son muy graves pueden requerir tratamiento de internación en un centro especializado en quemaduras. En estos casos suelen necesitar injertos de piel, fisioterapia, seguimiento y apoyo emocional.

Preguntas frecuentes

¿Qué son y cómo se producen las quemaduras?

Las quemaduras son heridas o lesiones provocadas por tener contacto con una fuente de calor o fuego, por químicos corrosivos, fuentes eléctricas e incluso por radiación.

¿Qué tipos de quemaduras existen?

Las quemaduras se clasifican en diferentes grados de acuerdo a la profundidad de la lesión. Así se clasifican en quemaduras de primer, segundo y tercer grado principalmente.

¿Qué síntomas se asocian a las quemaduras?

Las quemaduras presentan diferentes síntomas y riesgos para la salud de acuerdo al tipo de la misma. Por lo general presentan ardor, hinchazón, se forman ampollas, pueden causar shock e incluso la muerte.

¿Qué se recomienda hacer en caso de quemaduras?

Existen una serie de primeros auxilios que se pueden practicar cuando alguien se quema. Lo primero que se debe hacer es tratar de identificar el tipo de quemadura, si se trata de una quemadura leve se recomienda sumergir la zona quemada en agua fría y cubrirla con una venda. Si son quemaduras graves lo primero es apagar el fuego, controlar los signos vitales de la víctima y solicitar asistencia médica.

¿Cómo prevenir quemaduras?

Para prevenir las quemaduras en el hogar se recomienda tener en cuenta la seguridad y ser muy cuidadosos con cualquier fuente calórica. Esto se centra principalmente a los utensilios de cocina, los electrodomésticos e incluso las sustancias químicas.

¿Cuál es el tratamiento para las quemaduras?

El tratamiento varía de acuerdo al grado de la quemadura, las quemaduras leves suelen curarse por sí solas con mínimos cuidados. Pero las de segundo y tercer grado suelen requerir tratamientos específicos, medicamentos, cirugías y terapias específicas.

Formato para citar

"Quemaduras". En: De Significados. Disponible en: https://designificados.com/quemaduras/ Consultado: 17 de julio de 2024.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *