A priori

La expresión a priori es de origen latín y significa por lo que precede, señala algo que se da con anterioridad. Por lo general, la expresión a priori se refiere a cosas que se explican antes de contar con experiencia o conocer los hechos. Es una expresión que describe afirmaciones tentativas o consideraciones previas a la práctica.

Las afirmaciones o supuestos que califican como a priori se pueden considerar como hipótesis. Esto se debe a que son expresiones hechas antes de conocer el hecho o verificar los resultados del fenómeno mencionado. También pueden ser expresiones que se dicen antes de saber las circunstancias que afectan u ocasionan ese hecho.

De igual manera podemos decir que las expresiones a priori son aquellas a las que se llega empleando únicamente la razón. Esto quiere decir que no son hechos verificados de forma empírica, sin experimentos. Las expresiones a priori se utilizan con mayor frecuencia dentro de las ciencias filosóficas ya que se basan en la lógica y la razón.

El término a priori señala expresiones hechas antes de conocer los hechos y se basan en la razón.

Esta expresión se puede emplear igualmente para referirse a todo aquello que se sucede desde la causa hasta su efecto. O, como ya hemos mencionado, son afirmaciones hechas con anterioridad a la reflexión o comprobación sobre dicho tema. La expresión a priori es la opuesta a la expresión a posteriori que señala afirmación posteriores a los hechos.

Así, como ejemplo de la expresión a priori podemos mencionar: “La maestra no quería emitir un castigo a priori sin conocer el testimonio de los estudiantes involucrados”. A su vez, un ejemplo de uso de la expresión a posteriori sería: “La policía se negó a confirmar datos sobre el homicidio, sus conclusiones se conocerán a posteriori de la investigación”.

El filósofo prusiano Immanuel Kant diferencia entre dos tipos de conocimientos, el conocimiento a priori y el conocimiento a posteriori. En el caso del conocimiento a priori, Kant lo define como el verdadero y universal porque no depende de la experiencia. Por su parte, el conocimiento a posteriori es aquel tipo de conocimiento que se desarrolla empíricamente.

Proposiciones a priori

Teniendo en cuenta lo que venimos desarrollando y los tipos de conocimiento que menciona Kant, podemos decir que las expresiones a priori son necesarias. Esto se debe a que estas proposiciones sirven para anticiparse al hecho en cuestión o bien a algunas de sus características y propiedades.

En la filosofía se suele vincular las proposiciones a priori con la ontología y se refiere a todo lo anterior a la organización causal. Según Kant, las condiciones a priori son anteriores y sirven como las bases para el conocimiento empírico. Por esta razón, Kant describe a las proposiciones a priori como trascendentales.

El carácter trascendental que les confiere Kant a los supuestos a priori se basa en la misma razón. Por su parte, el filósofo francés René Descartes consideraba que la razón era independiente, en cierta forma, de la experiencia. Para Descartes existe un conocimiento innato, es decir a priori, tal como sugiere en su frase más famosa: “Pienso, luego existo”.

Etiquetas:a

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *