Investigación

La investigación es una tarea intelectual llevada a cabo por los seres humanos, con el objetivo de recolectar información desconocida para producir nuevos conocimientos y así utilizarlos para el desarrollo de teorías que sean de utilidad para la resolución de problemas. Si bien esta tarea manifiesta una finalidad universal, sus temáticas y metodologías pueden variar de acuerdo con el tipo de investigación que se está realizando. Entre las investigaciones más frecuentes que existen, se encuentran las de tipo científico, policial y periodístico.

En cuanto a sus características específicas, la investigación científica es una actividad realizada por miembros de la comunidad científica, que emplean el método correspondiente para arribar a conclusiones que pueden servir para explicar hechos concernientes tanto a las disciplinas blandas como a las disciplinas duras. Por otra parte, la investigación policial se diferencia de otro tipo de investigaciones ya que tiene como objetivo la reconstrucción de un hecho delictivo a partir de evidencia material, con el fin de hallar al responsable del hecho.

magnifier-424567_1280

Investigación

En última instancia, la investigación periodística es un género dentro del periodismo que se diferencia del clásico “periodismo de escritorio” por tratarse de una actividad riesgosa que se propone sacar a la luz verdades que se encuentran ocultas por un individuo o grupo de individuos, pero que su conocimiento público provocaría enormes beneficios para la población. Dentro de esta clase de investigaciones podemos encontrar las referidas a temáticas como corrupción gubernamental, narcotráfico, trata de personas, contaminación ambiental, entre otras.

Más allá de estos tipos conocidos de investigaciones que pueden encontrarse dentro del universo de la búsqueda de información, existen otras distinciones tradicionales con las que pueden clasificarse a las mismas. Una de ellas es de acuerdo a su objeto de estudio, y en base a este criterio, las investigaciones pueden ser básicas (entendidas como las que se realizan dentro de laboratorios), aplicadas (tales como las investigaciones clínicas), analíticas (mayormente vinculadas a la comparación de grupos) o de campo (desarrolladas dentro del escenario de acción).

Otros modos de clasificar a las investigaciones es de acuerdo con su extensión y sus variables utilizadas. En el primer caso, las mismas pueden ser de tipo censal (cuando se estudia a un conjunto de individuos o de grupos) o de caso (cuando se opta por estudiar a un único individuo o grupo). En el segundo caso, las investigaciones pueden ser experimentales (cuando se opta por manipular un objeto en condiciones controladas para observar sus resultados), semiexperimentales o simples (cuando se deciden realizar pruebas sin seguir un plan riguroso de experimentación).

Desde el siglo XX, los campos de las investigaciones científicas se han vuelto cada vez menos herméticos. Así, es posible encontrar en la actualidad tres formas de llegar al conocimiento científico. Por un lado, la multidisciplinariedad se propone lograr el estudio de un mismo objeto en diversas áreas de la ciencia. Este tipo de investigación ha evolucionado necesariamente hacia la interdisciplinariedad, un estudio en el que convergen numerosas disciplinas que siguen un mismo plan de trabajo. Finalmente, este estudio ha trascendido hasta alcanzar la transdisciplinariedad, entendida como una integración total de métodos y epistemologías.

Formato para citar (APA)

“Investigación” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/investigacion/ [Consultado: ].