Burropié

Burropié hace referencia a una expresión utilizada para señalar a personas que trabajan para otros sin condiciones ni limitaciones de ningún tipo. Esto quiere decir que son leales y tienen plena confianza sirviendo a otros sin cuestionar ni la ética ni moralidad de las órdenes dictadas.

Esta expresión deriva, tal como suena, del sustantivo que le da nombre al animal doméstico de carga. Lo que daría a entender que el término burropié señala una comparación metafórica de estas personas con los burros. La metáfora surge a partir de que estos animales se caracterizan por ser nobles, leales y soportar grandes cargas.

Los hombres han empleado a los burros desde la antigüedad para todo tipo de trabajos. La historia del burro como animal doméstico de carga se extiende hasta la época de griegos y romanos. En la actualidad los burros han dejado de emplearse para las tareas tradicionales debido al reemplazo por máquinas y vehículos.

Burropié se refiere a aquellas personas que siguen las órdenes de otro ciegamente.

El burro se caracteriza por tener dos pares de pies duros que le permiten aferrarse fuertemente a las superficies por las que transitan. Esto es de gran utilidad considerando que solían cargarlos con mucho peso. Por estas razones, no es de extrañar, que se los considerara brutos y toscos además de que eran animales bastante explotados.

A pesar de ello, los burros fueron siempre animales afables y dóciles que demostraban gran fidelidad hacia sus amos. Esto hizo que fueran animales sumamente útiles y funcionalidades para diferentes tipos de trabajos en la antigüedad. Probablemente esto inspiró la metáfora de burropié, una forma hispana de referirse a los minions.

Aunque el calificativo puede ir más allá y señalar a aquellas personas que siguen y obedecen a personas que cometen actos deshonestos. No sería extraño encontrar que en algunos países latinoamericanos se refieren de esta manera a políticos y funcionarios. En este ámbito se acostumbra a seguir las órdenes de los jefes políticos sin rechistar ni cuestionar.

Usos del término burropié

Tal como mencionamos anteriormente, es muy común encontrar referencias de este término como calificativo negativo. Estas personas llamadas burropié demuestran no tener mucha voluntad propia ni iniciativa y por eso siguen las órdenes de otros ciegamente. En algunos casos los ayudan a desviar la atención de otros actos o encubrir acciones reprochables.

Los burropié se presentan como ayudantes, seguidores en los que otros pueden confiar plenamente. Muchas veces estos burropié son ciudadanos comunes que trabajan para el gobierno o las personas poderosas. Y como tales no cuestionan las fallas o errores de sus superiores sino que incluso las encubren o tienden a desviar la atención hacia otros temas.

En estados totalitarios los burropié son personajes frecuentes que forman parte de la maquinaria propagandística del gobierno. Allí se los usa constantemente para adornar la verdad y hacer eco sobre las bondades de los líderes. En países como Ecuador, este término se usa para referirse a aquella persona que encubre o corrige las fallas de otro.

Sinónimos de burropié

encubridor, alcahuete, colaborador

Formato para citar (APA)

“Burropié” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/burropie/ [Consultado: ].

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *