Hipster

La palabra hipster alude a una subcultura encarnada por jóvenes que se reconocen como bohemios pero que se ubican dentro de las clases medias y altas de barrios que han visto progresos paulatinos de urbanización. Los individuos que pertenecen a esta tribu urbana manifiestan interés por géneros musicales indie y alternativos, a la vez que exhiben atuendos muy alejados de las tendencias dominantes de la moda, puesto que suelen hacer uso de prendas vintage o de estilo antiguo.

La cultura hipster se identifica con ideologías mayormente progresistas y expresa una fuerte adhesión a la filosofía de vida natural. Si bien estos aspectos no podrían considerarse como algo negativo, la crítica contemporánea afirma que este movimiento social se inspira en algunas contraculturas propias de la posguerra, tales como el hippismo, el feminismo y el ecologismo, para transformarlas en fetiches. De acuerdo con este argumento, la apropiación de auténticos elementos de protesta ha sido convertida en algo nada auténtico.

girl-839826_1280

La aparición de este concepto se remonta a la década de 1940. La palabra “hipster” deriva del monosílabo “hip”, usado en aquel entonces para referirse a cualquier individuo que tuviera conocimientos musicales sobre la cultura afroamericana, es decir, el jazz. Los integrantes de esta subcultura fueron denominados bajo el mote de “hepcats”, término que luego mutó a la forma en la que se lo conoce actualmente. De allí en más, hipster se ha utilizado para aludir a las subculturas intelectuales del siglo XX.

A partir del siglo XXI, esta terminología se ha empleado para definir a la tendencia que va en contra de la moda. Se trata de una subcultura adoptada por jóvenes de clase media que se han mudado a los centros de la ciudad o que viven en sitios que experimentan un marcado proceso de gentrización. En la actualidad, este concepto ya no se usa para caracterizar sólo a los intelectuales, sino también a los jóvenes que gustan de la música alternativa, los deportes urbanos y la ropa bohemia.

Los principales gustos que definen a una persona que se reconoce como parte de esta subcultura son el indie rock, el post rock, la música electrónica, el dubstep, el cine independiente, la indumentaria de ferias, los objetos vintage, la comida orgánica y vegetariana, la cerveza local, los museos, los centros culturales y los pequeños cafés y restaurantes. Asimismo, suele asociarse a la cultura hipster con todos aquellos hábitos de consumo no habituales y con áreas de trabajo mayormente creativas o tecnológicas.

En un artículo de la revista Time Out Nueva York se ha definido a esta subcultura como una manera poco auténtica de apropiarse de elementos característicos de movimientos sociales que aún no han sido del todo asimilados por la humanidad, debido a que un hipster adopta estas estéticas pero sin otorgarles ningún sentido. Así, este grupo ha logrado eclipsar a la verdadera cultura indie, ya que cada vez es mayor el número de jóvenes blancos de entre 18 y 34 años que personifican la genialidad matando lo estupendo de una manera opaca, selectiva y repetitiva.