Arete

El término arete hace referencia a un tipo de accesorio que se utiliza generalmente en las orejas. Un arete puede tener diferentes formas, tamaños y estar hecho de una gran variedad de materiales. También puede referirse a una palabra griega que describe la excelencia de una persona o cosa. Como al nombre de una reina presente en la mitología griega que era descendiente de Poseidón.

En la Antigua Grecia los pensadores y filósofos utilizaban la palabra areté para señalar una virtud. Surgió entre los sofistas y también lo adoptaron Platón y Aristóteles para hablar sobre la excelencia. Esto significaba areté originariamente, excelencia, aunque también podía referirse a cultivar la elocuencia.

Etimológicamente, la palabra areté cuenta con la misma raíz del término aristós que significa mejor. La palabra aristós en griego se usaba para señalar cuando se cumplía con una función o propósito. Areté como concepto podía referirse a diferentes cualidades morales, intelectuales y cívicas.

arete

En la Antigua Grecia se le decía areté a las virtudes propias del ciudadano ejemplar.

Para los filósofos de la Antigua Grecia, areté era a lo que se aspiraba a través de la enseñanza. Por medio de la enseñanza se adquiría la capacidad de pensar, hablar y actuar con éxito. Se trataba de alcanzar la excelencia a un nivel político, convertirse en un ciudadano ejemplar.

Los griegos consideraban que para alcanzar la excelencia había que cultivar tres virtudes. Esas virtudes eran la valentía, la moderación y la justicia, adquiriendo estas virtudes conseguía formar ciudadanos ejemplares. Platón, por su parte, agregó una cuarta virtud para alcanzar el areté, la prudencia.

Sin embargo, el concepto areté no solo se usaba para designar las virtudes de un buen ciudadano. Los griegos también usaban la palabra areté para referirse a un animal, una cosa o un soldado. Aunque usarlo para señalar objetos inanimados era poco común, generalmente describía el poseer ciertas virtudes.

El concepto griego de areté

Tal como señalamos, los griegos usaban este concepto para señalar ciertas virtudes, alcanzar la excelencia. Si bien se lo asociaba a las virtudes que hacían a un buen ciudadano, también describía a un soldado ejemplar. Los soldados alcanzaban el areté a través de las hazañas logradas en batalla.

El mejor ejemplo de areté en un soldado griego lo representa Aquiles. Aquiles era un héroe y un soldado invencible, como tal quería morir luchando. Este concepto referido a la excelencia de los soldados era una aspiración común en la Antigua Grecia. A tal nivel que temían no concretar el areté por culpa de las vueltas del destino.

Otra virtud asociada al areté, a partir de las obras de Homero y Hesíodo, es la astucia. En la Ilíada de Homero, se alaba el areté de Penélope al cooperar con lo que se proponía Ulises. Otras virtudes vinculadas a este concepto, según las obras de Aristóteles, son la magnanimidad y la templanza.

El orador griego Isócrates expuso el ideal del ciudadano griego. Según Isócrates, el areté se alcanzaba a través de la educación y en la disciplina adquirida por medio de la actividad física. De esta manera, el ciudadano griego era una persona instruida y culta que además sabía luchar.

Formato para citar (APA)

“Arete” (s/f.). En DeSignificados.com. Disponible en: https://designificados.com/arete/ [Consultado: ].